Perro atacó a un niño, a su madre y a la abuela en una propiedad de calle Los Filtros

Un perro mestizo atacó violentamente a un niño, a su madre y a la abuela en el interior de una propiedad de calle Los Filtros al 1800, reportaron ayer fuentes oficiales.
El dramático episodio se produjo pasado el mediodía del miércoles, cuando un bebé de 1 año y 8 meses quedó a merced del animal, que lo mordió en distintas partes del cuerpo. El perro hizo lo propio con la mamá del niño, quien en su afán de defenderlo, quedó bajo las garras del can y luego sufrió severas mordeduras que, inmediatamente después, replicó contra la mamá de la mujer y abuela del menor.
Según pudo saber Diario San Rafael, un ciclista que fue testigo de la situación debió intervenir para salvar a las tres víctimas del furioso animal. Ante el desolador panorama, y con el niño y las dos mujeres con visibles lesiones, avisó al 911 del hecho y hasta el lugar se desplazaron dos ambulancias del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC), cuyos médicos brindaron la primera asistencia al menor, su madre y la abuela.
Al ingresar al hospital Schestakow, los profesionales advirtieron la magnitud de las lesiones y derivaron a diferentes áreas a los pacientes. El bebé, según el informe emitido en la tarde de ayer, fue internado en la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica. Le diagnosticaron “múltiples heridas cortantes y desgarrantes en la espalda, cara y brazo izquierdo y traumatismo renal”.
La mamá del menor, María Agostina Gutiérrez (18), era operada ayer como consecuencia de graves heridas en hombro, brazo y pierna.
En tanto que la abuela del niño, Marisa Verduz, quedó internada en una sala común con heridas en brazo y pierna.
A raíz del lamentable suceso, en el lugar del hecho trabajó personal de la Comisaría 38ª, quien dio intervención a operarios del Departamento de Veterinaria y Zoonosis para el traslado del perro, donde someterán al animal a una serie de análisis, cuyos resultados serán incorporados a la causa.
Por el hecho se abrió una investigación bajo la carátula “lesiones culposas” y se le atribuyó al dueño del animal, el abuelo del bebé, padre de Gutiérrez y esposo de Verduz.