Piden apoyo con fertilizantes, fungicidas e insumos contra la polilla de la vid a los productores afectados por el granizo

El granizo es, después de las heladas, la adversidad meteorológica que mayores pérdidas produce a la agricultura de Mendoza. Este evento climático tiene graves consecuencias para los cultivos perennes con los que se trabaja en Mendoza.
En este sentido, tras las fuertes tormentas que afectaron a San Rafael, Alvear, Santa Rosa y San Martín, se ha elevado un pedido para que el estado provincial colabore con fertilizantes, fungicidas e insumos para el combate de la polilla de la vid a los más afectados por la piedra.
El granizo genera disminución del volumen cosechado, secuelas en la futura capacidad productiva y pérdida del valor comercial del remanente cosechado. Según el INTA para el caso de la vid, una tormenta de granizo, dependiendo de la época del año y estado vegetativo de las plantas, puede provocar daños en troncos, sarmientos, brotes, follaje y fruto.
Hay situaciones en los que el daño es grave y afecta el 100% de la producción o más, ya que daña las yemas que fueron inducidas y que representan la producción del siguiente ciclo.
“Se pueden generar estrategias de acción para reducir los efectos negativos del granizo que incluyan la realización de tratamientos químicos (pulverizaciones y espolvoreos) y/o alternativas no químicas centradas en el uso de tecnologías blandas dentro de la primer semana luego de ocurrido el evento”, explica el proyecto que destaca que “la reciente caída de granizo ocurrida recientemente en varios sectores de la provincia en el departamento de San Rafael, Santa Rosa, General Alvear y San Martin . Dicho evento climático afecta en forma temprana a los cultivos que recién se encuentran en estado de brotación”.
“Además de los daños producidos por la caída de granizo, la presencia de humedad relativa elevada genera las condiciones para el desarrollo de otras plagas, sumado a que muchos de los productores afectados no han recibido los insecticidas ni los difusores de confusión sexual para el control y erradicación la Lobesia botrana, siendo por lo que en la mayoría de los casos son los mismo productores quienes deberán incurrir en el gasto en la compra de los insumos, para realizar los tratamientos necesarios”, destaca la propuesta.
Considerando la difícil situación que atraviesan los productores ante el aumento de los costos y la baja rentabilidad, las contingencias producen un golpe grave al sector del agro.
Ante esta situación, se solicita al Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía “la asistencia de forma inmediata con fungicidas cicatrizantes y fertilizantes para mitigar el daño producido, además del suministro de los insumos para el control de Lobesia botrana”.