Piden eximir a productores del Sur por el uso de agua subterránea hasta 2017

El Senado de la provincia está tratando un proyecto que tiene por finalidad solicitar al Departamento General de Irrigación que, en vistas de la emergencia hídrica que atraviesa la provincia de Mendoza (con mayor crudeza en el oasis Sur) exima a los productores del pago del canon por el uso de perforaciones para agua subterránea, destinadas exclusivamente para el riego agrícola. El pedido versa sobre los períodos 2014/2015, 2015/2016 y 2016/2017 y se hace en pos del sostenimiento de la producción agraria mendocina.

Según el proyecto, “Mendoza atraviesa una importante crisis hídrica y el pronóstico 2013-2014, elaborado por técnicos del Departamento General de Irrigación determina nuevamente años pobres y secos de derrame anual de agua en los ríos mendocinos. Los ríos de Mendoza continuarán transportando un volumen de agua que no superará la media histórica, debido a las escasas nevadas caídas hasta septiembre de 2013. Con un pronóstico de escurrimientos para la temporada 2013-2014 que repetirá las condiciones del período 2012-2013, el cuarto consecutivo que tendrá Mendoza”

“Los pronósticos de caudales 2013-2014 no son nada alentadores y se estiman entre pobres y secos; evaluada la cantidad de nieve caída y confeccionado el pronóstico de escurrimientos hídricos, el año hidrológico que se presentará en los ríos, variará entre la consideración de ‘seco’ y ‘pobre’. Considerándose ‘seco’ a los valores de derrame por debajo del 65% del valor promedio histórico. En cambio será ‘pobre’ cuando el derrame esté entre el 65% y 85% por debajo de la media histórica”, añade el proyecto que plantea que “ante estas situaciones, el Gobierno emite el Decreto Nº 2090, que establece la Emergencia Hídrica 2014. El mismo establece que un riesgo natural de tal magnitud sólo puede ser afrontado con la adopción de medidas preventivas y correctivas tendientes a disminuir sus efectos perjudiciales y a generar un uso racional del agua en los ámbitos públicos y privados, a efectos de producir una disminución en la demanda del recurso hídrico”.

“La norma determina que desde el sector público debe gestarse una estrategia integradora que tenga en cuenta no sólo todos los factores implicados, sino también los niveles de alerta que la emergencia supone, como la coordinación de recursos y esfuerzos de todos los organismos que, directa o indirectamente, tienen injerencia en la materia. (…) Se hace necesario incentivar el uso de pozos para riego, tomando como herramienta útil la eliminación, por tres períodos agrícolas, del canon que cobra por las perforaciones de agua subterránea”, enfatiza.

 

MÁS NECESIDAD

Del mismo modo, se establece que “la actual crisis del sector agrícola mendocino por inclemencias climáticas, falta de rentabilidad y aumento de los costos de producción, amerita establecer otros incentivos adicionales para que los agricultores mantengan el potencial productivo de sus explotaciones. 

Sin perjuicio de ello, el principal insumo de una explotación agrícola es la disponibilidad de agua para riego en tiempo y forma, en cantidad y calidad. Por ello es tan importante tomar esta medida por parte de Irrigación”.

“Se debe tener en cuenta que es una petición reclamada por las asociaciones de productores, pero particularmente por los departamentos Ejecutivo y Deliberativo de los Municipios, que ven con preocupación la posible pérdida de explotaciones agrarias en sus territorios, con la consabida emigración rural hacia los centros urbanos, multiplicando superlativamente los problemas de los mismos y los montos necesarios del Estado para asistir a las nuevos pobladores, infinitamente superiores a la ayuda que demanda ayudar en la crisis a la economía agraria en funcionamiento”, concluye la iniciativa.