Plantaron árboles alrededor de la escuela Suter

La institución participó en el programa de reforestación del departamento

Niños de la escuela Federico Suter plantaron árboles en las inmediaciones de la institución. Los ejemplares fueron entregados por la Municipalidad en el marco del programa para plantar y renovar árboles en barrios y distritos del departamento.
En la mañana de ayer, alumnos, padres y docentes participaron de la actividad, para complementar lo aprendido en clase en torno al cuidado del medio ambiente, haciendo hincapié en la importancia de los árboles para una zona desértica como lo es Mendoza.
Cecilia Artiga, mamá de uno de los chicos, brindó una charla junto con otras mamás. Al respecto comentó que “estuvimos hablando de la importancia de los árboles y su relación con nuestro oasis. Asimismo, sobre cómo regamos los árboles en esta zona. Entonces, para que fuera más entendible, surgió la idea de trabajar en conjunto con la Municipalidad para que los chicos fijaran bien la idea de plantar, cuidar y ver crecer cada ejemplar”.
Se trata de 22 niños de la salita de 5, quienes permanecerán por un buen tiempo en la institución y tendrán la oportunidad de cuidar y ver crecer los ejemplares (moras híbridas) que fueron entregadas por la comuna.
Por su parte, Ricardo Vergara, presidente del Concejo Deliberante, destacó que el programa, hecho con la comunidad, busca crear conciencia a través de la formación educativa. “Dentro del esquema del programa, que pretende colocar 6 mil ejemplares este año, está prevista la colaboración de la comunidad, especialmente de las escuelas y de los chicos de la escuela primaria”, detalló.
Los 6 mil forestales, que hacen parte de una primera etapa del programa, son ejemplares que están dentro de la ordenanza del arbolado público y se adaptan a la zona: especies como la mora, el paraíso gigante y el crespón, que son plantadas de acuerdo a cada una de las zonas contempladas en el proyecto.
Vergara adelantó que se estará trabajando con otras escuelas e incorporando a los alumnos para que “los niños vean ese árbol cuando es plantado y después su crecimiento. Y también con los padres, porque debemos tener en cuenta que el futuro de estos árboles depende mucho del cuidado, pero también del agua. Y como hay zonas en donde el riego es complicado, pedimos la colaboración a los vecinos para que con baldes de 5 litros todos los días les coloquen agua, sobre todo en los cuatro primeros años de vida”.