Polémica en la reunión del papa Francisco y Alberto Fernández: 11 personas sin barbijo

Esta mañana, el papa Francisco recibió en el Vaticano a Alberto Fernández y toda su comitiva oficial. Más allá de los temas políticos, económicos y sociales que se trataron, llamó la atención que los visitantes argentinos, el sumo pontífice y los obispos que lo acompañaron, no tenía puesto el barbijo, en plena pandemia de Covid.
Tras la polémica, desde la comitiva indicaron que esa decisión surgió de parte de los protocolos de la Santa Sede. Trascendió que esta mañana, el Vaticano envió a un grupo de personas al hotel donde se aloja Alberto Fernández y sus funcionarios para hacerle un test de coronavirus a la delegación. Golpearon puerta a puerta las distintas habitaciones, y les hicieron los controles a cada uno. Una vez que el resultado arrojó negativo, la visita avanzó normalmente.
Según indicaron fuentes cercanas al gobierno a Infobae, la delegación del Gobierno recién se retiró el barbijo al momento de la reunión con Jorge Bergoglio.
El sumo pontífice siempre estuvo sin barbijo. La impresión, entre los asistentes, es que los sitios por los que transita el papa Francisco se mantienen asépticos.

Esta no es la primera vez que el papa Francisco no usa barbijo en sus actos públicos. Desde el año pasado, tanto él como sus colaboradores y personal de seguridad, suelen prescindir de esa protección en las audiencias generales que se convocan en el Aula Pablo VI del Palacio San Pedro. En la Ciudad del Vaticano, es obligatorio llevarla tanto al aire libre como en los espacios cerrados.

El papa Francisco, de 84 años, y el papa emérito Benedicto XVI, de 93 años están vacunados contra el coronavirus. En enero, recibieron las primeras dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech, y poco después fueron inmunizados con el esquema completo.

Fuente: La mañana de Neuquén