Polémica por la eutanasia de un rottweiler que atacó y causó graves heridas en dos niñas

La fiscal De Diego ordenó una serie de pericias e informes que estuvieron a cargo de Zoonosis.

Todo comenzó en diciembre pasado, cuando el perro llamado “Conan” salió de la propiedad donde estaba y se abalanzó sobre una niña que caminaba con su madre en la vía pública. La menor sufrió deformación permanente y pérdida de masa muscular en el rostro, mientras que la mujer tuvo lesiones leves provocadas por el mismo animal. El episodio fue denunciado y dio lugar a una causa que se elevó a juicio.

Como consecuencia del primer suceso, los propietarios de “Conan” lo entregaron a una persona que contaba con una propiedad y las medidas de seguridad necesarias para su tenencia. Fue así que desde el Departamento de Zoonosis derivaron el animal a esa vivienda. Sin embargo, el 5 de junio el perro vulneró dichas medidas, se dirigió a una casa vecina y en misma atacó a una niña de 2 años a la que también generó graves heridas, como pérdida de piezas dentales. “Las lesiones pusieron en riesgo la vida de la víctima”, aseguraron desde la Fiscalía.

Después de la reincidencia del animal, la fiscal De Diego ordenó una serie de pericias e informes que estuvieron a cargo de Zoonosis, desde donde concluyeron que “el animal era un riesgo potencial para las personas al haber realizado dos ataques contra menores de edad”, por lo tanto aconsejaron “tomar medidas”. En una segunda conclusión, tras nuevas pericias de parte de Zoonosis, se determinó que “el animal era potencialmente peligroso” y en ese sentido “sugerían eutanasia”, como se denomina científicamente a la muerte inducida.

De Diego, con el informe de Zoonosis a su disposición apeló a otras dos medidas como posibles alternativas a la eutanasia sugerida por dicho organismo.

En primer lugar dio intervención al Cuerpo de Canes de la Policía de Mendoza a efectos de establecer si esa dependencia podía hacerse cargo de “Conan”. Sin embargo desde la división dependiente de Cuerpos Especiales respondieron, el pasado 7 de agosto, que “no era posible tal incorporación debido al carácter dominante del perro y había riesgo de ataque a los otros animales del equipo e incluso a efectivos policiales a cargo”.

Por otra parte, De Diego convocó a una adiestradora profesional, quien después de analizar a “Conan” determinó que “era imposible que el animal pudiera someterse a un plan de rehabilitación como consecuencia de su agresividad, comportamiento, y en particular porque el animal veía a los niños de su tamaño como presa de caza y ante la presencia de un menor iba a atacarlo”. Asimismo, consideró que “bajo ninguna circunstancia podía reincorporarlo a un medio social”.

Con los informes anteriores, desde la Procuración aseguraron que “se dio intervención a tres sociedades protectoras de animales con personería jurídica en San Rafael”, tales como Cuatro Patitas, Sociedad Protectora de los Animales y Plantas, y Asociación Cultura Animal.

Desde las tres entidades rechazaron la eutanasia como medida (ver aparte). Y desde la Procuración informaron que “ninguna organización pudo retirar al perro del lugar donde se encontraba por su agresividad ni tampoco se recibieron propuestas alternativas de parte de estas organizaciones”.

Finalmente De Diego, con los elementos recabados y detallados en este artículo, hizo lugar a lo sugerido por el Departamento de Zoonosis donde llevaron a cabo el sacrificio de “Conan” bajo la utilización de anestésicos que “evitaron todo tipo de sufrimiento”, aclararon. Es el primer caso a nivel local.

Compartir

¿A qué atribuye que Gildo Insfrán lleve 25 años gobernando la provincia de Formosa?

Artículo anteriorFrase
Artículo siguienteFormula 1 eSports Series: la competición se vuelve profesional