¿Prende el ventilador?

La detención de Julio De Vido conmocionó a todo el arco político argentino. Fue, durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, el más poderoso ministro, el que manejó miles y miles de millones destinados a la obra pública.
Pero la preocupación de un importante sector allegado al ministro y al gobierno de CFK tiene que ver con qué puede decir De Vido ante los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadío.
La incógnita que surge ahora es si Cristina Fernández de Kirchner está involucrada o no en las causas que se le siguen a De Vido. De ser así, son varios los que se regodean con ver a la ex presidente en prisión, lo que también demandaría un nuevo proceso de desafuero, ya que Fernández fue electa senadora por Buenos Aires en las pasadas elecciones.