Preocupan los niveles de obesidad y sobrepeso infantil en Mendoza

Oscar Sagás, subsecretario de Salud de la Provincia, habló con FM Vos (91.5)

Para contrarrestar la problemática de la obesidad y el sobrepeso infantil, se trabaja en algunas iniciativas en toda Mendoza. Al respecto habló con FM Vos (91.5) el subsecretario de Salud de la Provincia, Oscar Sagás.
Primeramente, el funcionario recordó que cuando ingresaron en la gestión, generaron el programa Aprender con Salud, que “ha permitido acercar el sistema de salud a la comunidad y busca fundamentalmente potenciar a la escuela y al centro de salud como espacios institucionales y sociales”.
Si bien los datos que poseen son altos, considera que al mismo tiempo “son alentadores”, ya que desde hace dos años están en “una meseta”. A su criterio, el hecho de que la situación no haya empeorado “es una prueba de que el dispositivo viene funcionando y de que todas las medidas que se vienen tomando desde Salud están dando resultado”. Según una encuesta de factores de riesgo, a nivel nacional el sobrepeso y la obesidad han aumentado desde hace cinco años aproximadamente 6 puntos.
Resaltó que se habla de una cuestión que tiene que ver con enfermedades crónicas no-transmisibles, como la diabetes, hipertensión arterial, colesterol, es decir, cardiopatías que son responsables del 70% de las muertes. “Nosotros como Provincia estamos trabajando en grupos de riesgo y evidentemente podemos mejorar los hábitos y evitar que aparezcan patologías asociadas a esto”, señaló.
Lo que se busca a través de estas campañas es generar conciencia en los más chicos, a través de la publicidad fuera y dentro de las escuelas, llevándoles información a sus familias y también en el aula. Hubo una fuerte campaña para que los chicos bebieran agua dentro de los establecimientos escolares, y no gaseosas o jugos.
Al mismo tiempo, se le dio mayor espacio a Educación Física, alejando a los chicos del sedentarismo, también con la intención de mejorar diversos aspectos de la salud.
“Los padres tienen que entender, de una vez por todas, que una galletita, mientras más crema tenga, es un ultraprocesado y está cargado de hidratos de carbono, de grasa y sal, y es veneno. Lo mismo pasa con las gaseosas y los jugos, que a estas edades producen cosas que, si no se detectan a tiempo, pueden ser muy perjudiciales para el niño”, explicó el funcionario.