Prisión preventiva para “el Patrullero” Mercado

La jueza María Laura Vera confirmó ayer la prisión preventiva de Juan Alberto Mercado (38), alias «el Patrullero», quien está acusado de amenazas y abuso de arma de fuego.
Mercado, quien tiene en su haber un amplio prontuario delictual, se hizo “famoso” hace un par de semanas cuando la Justicia local libró un pedido de captura contra él y después de varios días fue localizado en la zona conocida como “Puesto Cisterna”, a unos 30 kilómetros del pueblo de El Nihuil, lugar donde los efectivos también secuestraron dos armas de fuego.
Mercado fue imputado ahora por un hecho ocurrido el domingo 2 de agosto pasado, cuando junto a un hermano peleaba contra un hombre en el interior del barrio El Molino. En un momento del altercado, un vecino quiso calmar la situación. Ante ello, Mercado y su hermano dejaron de pelear con quien lo estaban haciendo en primera instancia y se fueron contra el vecino, le dispararon con un arma, se le metieron en su vivienda y le aplicaron varios culatazos que lo dejaron lesionado. Minutos después otro vecino denunció lo sucedido al 911; cuando llegó la Policía, “el Patrullero” escapó por los techos de las viviendas de la zona y el hermano fue aprehendido.
Con ese antecedente, la UFI local, a cargo del fiscal Javier Giaroli, libró una orden de captura que tuvo resultado positivo cuando Mercado fue capturado en El Nihuil el 2 de octubre pasado. Ayer, en la audiencia de confirmación de prisión preventiva, la jueza Vera consideró que “el Patrullero” debe seguir preso mientras se investigan los hechos que se le imputan.
“El Patrullero” Mercado es un viejo conocido en el mundo delictivo local. Su primer antecedente penal data de abril de 2001, cuando fue acusado de un abuso sexual con acceso que llegó a sentencia en 2003 (lo condenaron a 11 años de prisión). En 2011 quedó en libertad pero rápidamente volvió al mundo del delito: en 2013 lo acusaron de un abuso de armas y “zafó” de la cárcel mediante una fianza juratoria. En 2015 volvió a prisión por un robo en poblado y en banda, y con la intervención de un menor de 18 años de edad. En este caso, la Justicia le impuso una condena de 5 años de prisión.