Procesaron y embargaron a los médicos que trataron a Débora Pérez Volpin

La justicia criminal dictó este martes el procesamiento del médico Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente que condujeron la endoscopía que terminó con la muerte de Débora Pérez Volpin, por considerar que fueron responsables del fallecimiento de la periodista.

El juez Carlos Bruniard, además, impuso un embargo para ambos profesionales por un monto de 1 700 000 pesos.

El magistrado consideró responsables a ambos profesionales de “provocar la muerte de la señora Débora Denise Pérez Volpin al haber obrado en forma imperita, negligentemente y sin observar las reglas del arte de curar”.

Bruniard dio por probado que Pérez Volpin “no presentaba ninguna deficiencia en su salud o integridad física” y acusó a Bialolenkier de conducirse en modo negligente “durante la ejecución, en el manejo de los instrumentos y en la evaluación y tratamiento de la paciente durante la práctica”, lo que provocó las lesiones mortales.

Sobre Puente, el magistrado señaló que “obró negligentemente al desatender el estado y los valores multiparamétricos de la paciente mientras el doctor Bialolenkier realizaba la VEDA (videoendoscopía digestiva alta), no advirtiendo a tiempo el cuadro que presentaba la misma como consecuencia de la perforación instrumental”.

En sus declaraciones testimoniales, Bialolenkier y Puente se acusaron mutuamente por la muerte de la periodista pero el juez determinó que las responsabilidades fueron compartidas.

En su descargo, Bialolenkier había asegurado que el ingreso del endoscopio al cuerpo de Pérez Volpin no contempló ninguna dificultad, pero el juez advirtió que el propio médico anotó en la historia clínica que el ingreso fue “con distensibilidad dificultosa del tracto digestivo”.