Productor distinguido hizo un crudo análisis de la actualidad del campo

Ricardo Lucato, de 33 años, es uno de los productores jóvenes que eligió seguir luchando en la tierra día a día. Este domingo fue distinguido en oportunidad de celebrarse el Día del Agricultor.
Contento por la mención, pero directo a la hora de evaluar la actualidad de la actividad, expresó que “fue muy gratificante recibir esta mención, yo estoy acostumbrado a estar dentro de la finca, pero terminé aceptando ir al acto”, dijo este productor de Rama Caída.
“Soy un productor pequeño, ni siquiera mediano, con mucho esfuerzo y paso a paso hemos logrado poner mallas antigranizo, nos dedicamos a frutas de carozo y en temporada estival a lo que es la horticultura, soy cuarta generación de familiares de inmigrantes llegados de Italia a labrar estas tierras sin nada, con una mano adelante y otra atrás. Amo lo que hago, amo la tierra más allá de las inclemencias. Esto es cuestión de levantarse todos los días con mucha fe y decir ‘esta temporada va a ser buena’”.
Luego de referirse a las heladas recientes, sobre las que aseguró que “hemos tenido daños importantes”, señaló que “nuestra finca la trabajamos en familia porque es imposible de otra manera, la trabajo junto a mis padres que, a pesar de su edad, se levantan con muchas ganas a trabajar, yo con mis 33 años decidí seguir sus pasos y no bajar lo que es mi apellido de agricultor”. Sus padres que aún trabajan la tierra tienen 69 y 66 años.
Sobre la cruda realidad agrícola de San Rafael, dijo que “esto se está perdiendo cada vez a un paso más agigantado, es lamentable que donde había grandes viñedos o frutales, ver complejos de cabañas, esto se está agotando, yo ayer (por el domingo) en una mirada profunda en el monumento al agricultor, por dentro me decía que si esto sigue acá, el único que va a quedar con la anchada en el hombro va a ser el monumento. Por inclemencias del tiempo y gobiernos que no nos ayudan, la actividad se va reduciendo”.
“El agro –afirmó– daba mucha mano de obra, en la finca hay muchas labores que hacer prácticamente todo el año. Somos productores pequeños y nuestra producción tiene que pasar por intermediarios y ahí es cuando decae el precio”.
Otro de los productores distinguidos fue Alicia Kasian, de Colonia Rusa, en Jaime Prats, que también habló sobre la realidad complicada del sector, sobre todo por la falta de agua para riego.