Productores de ajo exportaron más pero tuvieron menos ingresos

Ariel Zucarelli conversó con FM Vos (91.5) sobre el panorama del sector

Si bien las exportaciones crecieron un 29% en 2018, el bajo precio del mercado internacional hizo bajar los ingresos. Además, los productores sembraron en marzo con un panorama y cosecharon en octubre con otro.
Ariel Zucarelli, productor de ajo, en diálogo con FM Vos (91.5), señaló que “el aumento de la exportación no se debe tanto al aumento del tipo de cambio y no ha alcanzado para mejorar el precio que se recibe como productor. La inflación desvirtuó esa corrección cambiaria y los insumos nuestros subieron, la energía subió más que el dólar, el combustible, los fertilizantes son todos a precio dólar. Aumentó el volumen de exportación, pero ahí hubo exportación de bolsas prácticamente sin manufactura en un mercado deprimido en cuanto a valores internacionales. Aumentó el volumen de exportación, pero con el precio menor, el ingreso fue menor”.
Zucarelli señaló que “China es marcadora de precios a nivel internacional y todos los países productores tuvieron más oferta, España ha pasado a ser segundo productor mundial, ganándonos a nosotros. En 2011 estábamos cosechando 16 mil hectáreas y ahora no llegamos a 11 mil, España tenía 7 mil hectáreas y hoy tiene 25 mil hectáreas”.

Para el productor, otro inconveniente es que “somos caros para el mundo, por la pérdida de competitividad se va perdiendo lugar con países que tienen políticas a largo plazo y apoyo, como España o Perú, que están creciendo en forma impresionante”.
Agregó que “sembramos en marzo con un reintegro del 4,1% y sacamos cuentas en función de esa realidad, y cuando cosechamos en octubre o noviembre había bajado al 1,25% y nos aplicaron 4 pesos por dólar, no hay manera de no perder plata cuando cambian las reglas de juego durante el mismo período”.
Por otra parte, dijo que “si Brasil mejora la economía, nos vemos beneficiados en forma directa, pero el cambio de gobierno es un arma de doble filo. Hoy se negocia el antidumping por el cual China paga 7 dólares con 80 y está intentando eliminarlo. La idea, apoyada por productores de pollo brasileños, es “canjear” esa tasa a cambio de la compra de pollo. “Si nos llegan a quitar esa salvaguarda, desaparecemos”.