Productores de uva piden que el Senasa suspenda en forma temporal una exigencia electrónica

A partir del 22 de febrero, el movimiento de uva cuyo destino sea la vinificación se deberá realizar con el correspondiente Documento de Tránsito Vegetal electrónico (DTV-e), según anunció el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
Esto generó críticas en la Unión Frutihortícola Argentina, región Cuyo. Su titular, Omar Carrasco, dijo en Fm Vos (94.5) que “el DTV es un documento que hay que completar, pero hay un caos particular con la cosecha de uva. Las lluvias aceleraron el proceso de cosecha y llevar adelante el trámite es complicado cuando está en la finca, muchas veces uno se queda sin internet en cualquier oficina, imagínese en una finca. No se puede parar la cosecha por eso”.
Carrasco opinó que las autoridades de Cuyo de Senasa deberían interceder ante las autoridades nacionales del ente para una suspensión temporal de esta exigencia.
Dicho documento según el organismo nacional deberá acompañar la carga de vid en todo momento, desde que sale de la finca productiva hasta que llega a la bodega, y podrá ser exigido por las autoridades oficiales en los controles que se realicen en las rutas de todo el territorio nacional.
El uso del DTV-e es obligatorio a partir de la resolución N° 31/2015 del Senasa, y se viene implementando de manera gradual para el traslado de distintos productos vegetales. En el caso de la uva, hasta ahora solo se había exigido para destino consumo en fresco y para algunos traslados de uva para vinificar, en el marco de procedimientos específicos de la Dirección Nacional de Protección Vegetal del Senasa.
Según el Senasa, en la Argentina la producción anual de vid sobrepasa las 2.400.000 toneladas y la mayor parte (más del 96%) tiene como destino la vinificación. En este sentido, el DTV-e constituye una herramienta fundamental para minimizar los riesgos de dispersión de plagas de vegetales a partir del movimiento de productos, subproductos y derivados de origen vegetal durante su tránsito. Permite verificar la trazabilidad de la carga, es decir, conocer todos los procesos y sitios por los que ha pasado (establecimientos productivos, empaques, sitios de almacenamiento, industrias y mercados).

Compartir

¿Cómo interpreta el escándalo de las vacunas VIP?

Artículo anteriorReclaman por basurales a cielo abierto en distintos lugares
Artículo siguientePiden una “evaluación” de la eficiencia de la lucha antigranizo en San Rafael