Profanaron sitio sagrado de la comunidad mapuche en San Rafael

El lonco mapuche Nehuel Mapuleo denunció que el sitio sagrado que denomina “Rewe”, ubicado en Los Coroneles, fue profanado por desconocidos. Se le dio intervención a la Policía y la comunidad mapuche está preocupada porque es la tercera vez que esto ocurre.
Primero la novedad la dio a través de las redes sociales, donde dijo que “tuvimos que hacer presentación legal debido a que por tercera vez en los últimos seis meses se nos ha profanado nuestro ‘Rewe’, desenterrándolo y dejándolo a algunos metros de su posición. Esto es un acto irrespetuoso e irresponsable de personas que ignoran la magnitud de lo que puede ocasionar esta acción tan irreverente. Cabe destacar la buena predisposición y respeto de los funcionarios policiales del destacamento de Cuadro Benegas, que se pusieron a disposición inmediata para esclarecer el hecho. Pronto tendremos noticia de los autores de tamaña falta de respeto, ya que esto es más peligroso aún para ellos”.
En diálogo con FM Vos (91.5), Nehuel explicó que “fue en Los Coroneles, tomó participación y quiero destacar la voluntad del personal policial que se puso a trabajar en la investigación del hecho. Es la tercer vez que pasa, la primera vez no quisimos hacer acción policial porque dijimos que debía ser la travesura de un par de jóvenes, es muy pesado el ‘Rewe’, es un tronco de madera pesado, lo que la gente denomina un tótem. Rewe es un lugar sagrado, no puede ser manipulado así, es como si alguien va y se mete a la Catedral y rompe todos los santos”.
El lonco recalcó que “lo más grave es que la vez anterior que fue profanado tuvimos luego esa gran tormenta que se llevó dos vidas, ha habido manifestaciones de la naturaleza no muy benignas, es muy serio esto, si alguien supiese quién ha sido, que le aconseje que no lo haga, se pone en riesgo principalmente la persona que lo hace y por consiguiente todos nosotros, a mí que soy el ceremoniante me puede costar hasta daños físicos, uno está conectado con eso, a uno le llega el contacto con el Todo”.
El sitio sagrado son dos hectáreas “que nos ha regalado un matrimonio que vive ahí, personas muy especiales, que nos dieron para que no tengamos que andar mendigando a nadie nuestro espacio territorial. Es un lugar prácticamente árido pero es un sentimiento, no cuidamos un capital, es un sentimiento”.
Mapuleo resaltó que “no es llegar y plantar un palo, tenemos que hacer toda una ceremonia, armonizar el lugar, hacer un fuego, tengo que tener preparación, hasta en el alimento, no es fácil volver a plantar el Rewe de vuelta; hay un actor intelectual del hecho detrás de todo esto, no sé si es un fanático religioso”.