Protestas en Bolivia: Iglesia católica instó a un diálogo para acabar con el conflicto social

Bolivia sigue inmersa en manifestaciones que han terminado en enfrentamientos entre simpatizantes y opositores al expresidente, Evo Morales, quien presentó la renuncia el pasado 10 de noviembre. Desde entonces, las protestas han continuado. Ciertos organismos internacionales como la ONU, han decidido intervenir en la situación para dirimir una salida pacífica.

De la misma forma, la Iglesia católica pidió a todas las partes a sentarse a dialogar para poner fin a la crisis social, que ya lleva 23 muertos en casi un mes de protestas. En coordinación con la Unión Europea y Naciones Unidas, obispos bolivianos instaron a los partidos políticos y organizaciones civiles a sentarse a en una mesa de diálogo para pacificar el país del altiplano.

“El diálogo es el camino apropiado para superar las diferencias entre bolivianos”, indicó el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, Aurelio Pesoa, en una conferencia de prensa, según consignó la AFP. Asimismo, el religioso consideró necesario que “celebrar elecciones transparentes (..) es el mejor camino para superar las diferencias”.

En medio del conflicto, diputados de la bancada del Movimiento al Socialismo (MAS, de Morales), que tienen la mayoría en el Parlamento, están a favor de sentarse a dialogar, pero han pedido al Gobierno transitorio de Jeanine Áñez que “repliegue” a las Fuerzas Armadas. Igualmente, están a favor de reunir a los grupos legislativos minoritarios en una reunión “para trabajar, conversar, debatir sobre la coyuntura política” y “pacificar” el país, según dijo este domingo la diputada del MAS, Betty Yañíquez.

Por su parte, la ministra interina de Comunicación, Roxana Lizárraga, acusó este lunes al expresidente de buscar la confrontación entre los bolivianos. “Lo que está causando es una convulsión. No es el pacificador (..), nos está chantajeando”, declaró. “En lugar de pacificación, (las nuevas autoridades) ordenan difamación y represión contra hermanos del campo que denuncian el golpe de Estado”, dijo por su parte Morales en su Twitter desde México, lugar que lo acoge como asilado político.

Entre tanto, residentes de El Alto, ciudad vecina de La Paz, hicieron un llamado para forzar “la renuncia inmediata” de Áñez. La presidenta interina aseguró el domingo que “muy pronto” convocará a nuevas elecciones “transparentes”. Igualmente, seis sindicatos cocaleros del Chapare, feudo de Morales en Cochabamba, exigieron la noche del sábado “la renuncia de la autoproclamada” Áñez “en un plazo de 48 horas”. Asimismo, pidieron a la Asamblea Legislativa aprobar una ley “que garantice las elecciones nacionales en un plazo de 90 días”.