Pymes: un día con poco para celebrar

Desde 2017, los pequeños y medianos empresarios tienen su merecido día mundial en reconocimiento a su labor en las economías locales y globales. Estas empresas, que cuentan con un número reducido de trabajadores y un moderado volumen de facturación, son la espina dorsal de la mayoría de las economías del mundo y desempeñan un papel fundamental en los países en desarrollo. La Asamblea General de la ONU, reconociendo la importancia de estas compañías, decidió declarar el 27 de junio el Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas para concienciar acerca de su contribución al desarrollo sostenible.
En la Argentina, estas usinas generadoras del 70% del trabajo y de una porción importante del producto bruto nacional atraviesan desde hace décadas dificultades que incluyen una abrupta caída en la actividad, pérdida de empleos y suba de las tarifas en los servicios públicos. La situación de estas empresas empeoró sustancialmente en los últimos años: según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos, entre 2015 y 2019 cerraron 24.537 pymes en la Argentina.
A fines del año pasado, un informe de la consultora Analogías alertaba sobre el rumbo económico nacional, señalando entonces que la política de apertura a las importaciones, la devaluación y las políticas tendientes a la contracción económica tanto en términos de gasto público como de política monetaria estaban afectando negativamente el nivel de actividad económica. La consultora remarcaba, además, que en un contexto de fuerte incertidumbre macroeconómica, las exorbitantes tasas de interés volvían inviable cualquier inversión productiva y no hacían más que incentivar la especulación.
El 2020 y la economía nacional se han visto sustancialmente atravesados por la pandemia de coronavirus. En ese sentido, el sector de las pequeñas y medianas empresas sigue siendo uno de los más afectados y las políticas que se implementen desde ahora y con vistas al futuro deberán tenerlo, indefectiblemente, en cuenta para evitar más pérdidas de recursos y puestos de trabajo.

Compartir

¿Cree que Alberto Fernández deshonró el convenio firmado en San Rafael por Néstor Kirchner en 2006 para construir Portezuelo del Viento?

Artículo anteriorTrabas a Portezuelo: ahora las cuatro provincias votaron en contra de Mendoza y Suarez pidió el Laudo Presidencial
Artículo siguienteFrase