¡Qué mundo!

En la noche del pasado 5 de octubre, la policía de Wilson, Carolina del Norte (EE.UU.), recibió una ayuda inesperada durante una persecución a alta velocidad. Alrededor de las 11 de la noche, detuvieron un automóvil en busca de un sospechoso de asesinato, pero cuando se acercaron al vehículo, el conductor aceleró.
Los oficiales subieron a su patrulla y persiguieron el automóvil del sospechoso, pero a unos 3 km en la persecución, sucedió algo realmente extraño. Un Ford Taurus negro con luces azules encendidas adelantó al coche patrulla, se puso delante del coche del sospechoso, y redujo la velocidad, obligando al coche a detenerse.
Atrapado entre el Ford Taurus y el coche patrulla, el sospechoso no tuvo más remedio que detenerse. Sin embargo, antes de que la policía pudiera entender lo que estaba sucediendo, el hombre del Taurus (más tarde identificado como David Adams, de 30 años), salió de su auto y apuntó con un arma a los cinco hombres en el vehículo sospechoso que se había detenido, les ordenó que salieran, y luego esposó y registró al conductor.
Más tarde, la policía investigó a David Adams, y se enteró de que no era un oficial de la ley. El miércoles pasado, Adams recibió una orden de arresto y fue acusado de hacerse pasar por policía. Le dieron una fianza de USD 1.500. Adams detuvo al hermano del sospechoso de asesinato que estaban buscando, por lo que será interesante ver cómo el juez dictamina en su juicio.