Quién será el heredero del título de Felipe

Felipe nació en 1921 y se convirtió en Príncipe de Grecia y Dinamarca, gracias a su ascendencia patrilineal de Jorge I de Grecia y Christian IX de Dinamarca, y estaba en línea de ambos tronos al nacer. En 1947 renunció a estos títulos ante su futuro papel como esposo de la Reina del Reino Unido y, en la víspera de la boda con la princesa Isabel, recibió el preciado título de “Duque de Edimburgo” de manos de su futuro suegro, Jorge VI.

También recibió los títulos subsidiarios de conde de Merioneth y barón de Greenwich, que no serán tan recordados, explica Harry Mount, especialista en asuntos de realeza, en The Telegraph.

Felipe hizo brillar el título de Duque de Edimburgo durante 74 años, mucho más que cualquiera de los anteriores poseedores. En 1956 fundó el Premio del Duque de Edimburgo, el principal galardón para jóvenes del mundo.

De hecho, en 1952 cuando la Isabel se convirtió en Reina y comenzaron a plantearse cómo debía llamarse la nueva casa real, trascendió que Felipe quería que el nombre fuera Casa de Edimburgo y fue Winston Churchill quien insistió en que se mantuviera el nombre de Windsor.

Ante esto, Felipe ofuscado declaró: “No soy más que una maldita ameba. Soy el único hombre del país al que no se le permite dar su nombre a sus propios hijos”.

La reina Isabel y el príncipe Felipe se casaron en 1947

La reina Isabel y el príncipe Felipe se casaron en 1947

En 1960, la Reina declaró que Mountbatten-Windsor sería el apellido de sus descendientes por línea masculina, que no son príncipes, princesas o Altezas Reales. Dado que Mountbatten fue adoptado por su línea de sangre materna, el Príncipe Felipe tuvo entonces algún efecto sobre el apellido real.

Luego de la muerte de Felipe, quien lo hereda automáticamente es el Príncipe Carlos, por ser su hijo mayor. Pero no lo llevará para siempre ya que el título de Duque de Edimburgo sigue una inusual línea de sucesión.

Cuando un nuevo monarca llega al trono sus títulos preexistentes dejan de existir, pero es libre de hacer una nueva “creación” de esos títulos, ejemplo: el “Duque de Edimburgo” tuvo tres creaciones desde que se otorgó por primera vez en 1726.

Todo esto significa que el título de Duque de Edimburgo será de nueva creación para el Príncipe Eduardo cuando se fusione en la Corona, es decir, cuando Carlos se convierta en rey.

Antes de que el Príncipe Eduardo se casara con Sophie Rhys-Jones en 1999, fue nombrado Conde de Wessex, y también se anunció que se convertiría en Duque de Edimburgo por la cercanía con su padre y por su papel fundamental como presidente del comité en el Premio Internacional del Duque de Edimburgo.