Relacionan semillas y vegetales con la prevención de cáncer de mama

Una investigación reciente ha demostrado que ciertos compuestos, llamados lignanos, pueden ser aliados de la mujer tras la menopausia por su función antioxidante, antitumoral y antiinflamatoria, sobre todo en el caso del cáncer de mama. Además, se ha determinado qué alimentos aportan mayor cantidad y mejor absorción en el organismo.
El trabajo es obra de investigadores de la Universidad de Jaén, la Universidad de Navarra, el Instituto Carlos III y el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, en España todas estas entidades.
Las semillas de lino o el sésamo son una de las principales fuentes de lignanos. Estos compuestos de origen vegetal, pertenecientes al grupo de los polifenoles, han provocado un gran interés en la comunidad científica debido a su estructura química, análoga a la de los estrógenos humanos. Esta característica podría proporcionar un efecto protector en mujeres tras el climaterio.
En esta línea, los responsables del estudio participan actualmente en varios proyectos con el fin de confirmar si al seguir una determinada pauta dietética se consigue, realmente, disminuir el riesgo de sufrir ciertas enfermedades. Concretamente, en el artículo ‘Naturally Lignan-Rich Foods: A Dietary Tool for Health Promotion?’ publicado en la revista Molecules los científicos relacionan el consumo de lignanos con la prevención de dolencias que suelen presentarse con mayor frecuencia en mujeres posmenopáusicas.
Así, los expertos han confirmado, tras el análisis de investigaciones desarrolladas en diferentes partes de mundo en la última década, que el consumo de ciertas semillas como el lino o el sésamo y vegetales como el brócoli, ricos en lignanos, está relacionado con un descenso del cáncer de mama, esofágico, de colon, además de otras dolencias del sistema cardiovascular.
Se examinaron los efectos de la ingesta de lignanos en humanos analizando los casos en los que se desarrollaba alguna de estas enfermedades cuando se suministraba una dieta rica en estos compuestos durante años. En los estudios, se demuestra que padecen menos cáncer de mama las mujeres que consumían este tipo de dietas en comparación con aquellas que no incorporaban lignanos, llegando incluso a reducir hasta en tres veces los casos de estos tumores.