Remdesivir, la droga que funcionó con dos pacientes de Coronavirus

Pipette adding fluid to one of several test tubes .medical glassware

El medicamento fue desarrollado por Gilead Science como una respuesta al virus del ébola. El remdesivir se utilizó por primera vez en un paciente con el nuevo coronavirus a principios de 2020 en Estados Unidos.

De hecho, a finales del pasado mes de febrero, el subdirector general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bruce Aylward, declaró que este fármaco “puede ser el único tratamiento eficaz contra el coronavirus”.

Se trata de un análogo de nucleótidos, que interfiere en la replicación de los virus atacando su ARN y “frenando así su extensión en las células del organismo que ha invadido”, señala el Instituto Biocruces Bizkaia, que participa en la iniciativa junto al Hospital Universitario de Cruces, entre otros.

El objetivo del proyecto internacional -en el que intervienen centros de País Vasco, Euskadi, Madrid, y Barcelona- consiste en probar este fármaco en dos grupos de pacientes voluntarios con Covid-19, diferenciados en función del grado de enfermedad, con el objetivo de probar la eficacia y seguridad del fármaco.

“Todos los participantes en el estudio podrán interrumpir el tratamiento experimental en cualquier momento, si así lo consideran oportuno los médicos responsables de su seguimiento”, señala el comunicado.

Está previsto que los primeros resultados de los ensayos se logren en los próximos meses y de ellos dependerá la posibilidad de la autorización posterior, por parte de las autoridades reguladoras, del medicamento para su uso generalizado.

Remdesivir gana protagonismo

Primero se interesó China, desde luego; en los Estados Unidos ingresó en el programa de uso compasivo y acaso salvó la vida de la mujer de Sacramento. Se espera con ansiedad el resultado del ensayo clínico de Nebraska y otras 19 localidades, de las cuales ya están activas cuatro en Georgia y Washington State. “Por ahora no hay terapias aprobadas para las infecciones por coronavirus, y remdesivir es la más avanzada en el proceso de desarrollo”, recordó Stat. Bruce Aylward, de la Organización Mundial de la Salud, dijo el mes pasado: “En este momento sólo hay un medicamento que creemos que puede tener una eficacia real. Y es el remdesivir”.

Según EMCrit Project, la droga de Gilead “podría ser un antiviral excelente”; el sitio de científicos independientes citó un estudio de este año de Timothy Sheahan, epidemiólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, realizado sobre MERS, tanto in vitro como en animales. El estudio demostró que la combinación de remdesivir e interferona “tiene una actividad antiviral superior a la combinación de lopinavir, ritonavir e interferona”, que era la que evaluaba Arabia Saudita. “En ratones, tanto el remdesivir profiláctico como el terapéutico mejoran la función pulmonar y reducen la carga viral y la patología grave en pulmones”.

Sin embargo, recordó a Stat el vicepresidente de virología de Gilead, Tomas Cihlar, “el descubrimiento y el desarrollo de medicamentos suele ser un proceso muy largo y tedioso, y podemos tener muchos fracasos en el camino hasta llegar a un producto aprobado”. Remdesivir tuvo ya un tropiezo, cuando los estudios en animales demostraron su fuerza contra el ébola, pero en dos de cuatro ensayos clínicos en humanos dio como resultado “beneficios de supervivencia menos impactantes”.

Cihlar agregó: “Sería maravilloso que funcionara. Pero hay que probarlo”.

El otro caso de Covid-19 en el cual el uso de remdesivir parece haber sido crucial sucedió en enero, en el Centro Médico Regional de Providence en Everett, estado de Washington. Un hombre de 35 años, que acababa de visitar Wuhan, se presentó con fiebre y tos. No estaba mal, pero los médicos ya estaban siguiendo el desarrollo de la crisis en China. “Eso nos hizo atender al empeoramiento de esta enfermedad”, dijo George Diaz, jefe de enfermedades infecciosas del centro.

En pocos días el hombre comenzó a necesitar oxígeno. Una placa reveló que su resfrío era en realidad una neumonía.

Díaz informó al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), donde le sugirieron el uso de una droga experimental. “El tratamiento con remdesivir endovenoso comenzó en la noche del día 7 y no se observaron eventos adversos”, escribió el equipo médico en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra (NEJM). Al día siguiente el hombre comenzó a mejorar.

El CDC estaba al tanto de que, luego de las malas noticias sobre su eficacia contra el ebola, la droga de Gilead había llamado la atención de los médicos chinos en el frente de la epidemia. Cuando publicaron el genoma del SARS-CoV-2, el laboratorio miró el sector que contenía las claves del modo de reproducción del virus: encontraron que era casi idéntico a la versión del SARS. “Fue una señal contundente”, recordó Cihlar a Stat.

Sin embargo, el éxito en estos dos casos no es base para reconocer un tratamiento. Para eso son necesarios los ensayos clínicos. Hace falta saber, por ejemplo, si es mejor recurrir a la droga en una etapa temprana de la infección, cuando los niveles de virus de una persona son más bajos. También si puede generar complicaciones, como poner al sistema inmunológico en alerta excesiva, de manera tal que comience a actuar contra el propio cuerpo.

“En la actualidad hay cinco ensayos clínicos de remdesivir para el Covid-19: dos los realizan científicos chinos, uno sobre infecciones graves y otro sobre infecciones leves y moderadas; [en los Estados Unidos], uno tiene el patrocinio del Instituto Nacional de Salud (NIH); y los otros dos están en manos de Gilead en distintos países que tienen un gran número de casos, y analizan los diferentes grados de gravedad de la enfermedad y los regímenes de dosificación”, resumió Stat