Rencores

Rencores
El mundo animal suele sorprendernos con actitudes y conductas diferentes. Los perros -sobre todo algunas razas- llevan en su código genético una increíble capacidad de rencor. Más tarde o más temprano acabarán vengándose por algo que les pasó.
Los patos, en cambio, terminada la pelea, van cada uno por su lado. «Después los dos baten las alas con fuerza varias veces para descargar el exceso de energía acumulada durante la pelea. Una vez que han sacudido las alas se van nadando pacíficamente como si nada hubiera pasado».
La cita pertenece a Exkhart Tolle, de su libro «Una nueva tierra». Agrega que si el pato tuviera una mente humana, seguiría pensando en la pelea, mascullando pensamientos como estos:
«No puedo creer lo que acaba de hacer. ¡Se me acercó varios centímetros! Seguramente se cree el dueño del estanque, no tiene consideración por mi espacio privado. Nunca más confiaré en él. Estoy seguro de que ya está pensando algo para molestarme, pero no lo toleraré. Le daré una buena lección que no olvidará en su vida».
«Y así continúa la mente tejiendo historias, concluye Tolle, pensando y hablando sobre el asunto durante días, meses y hasta años. En cuanto al cuerpo, la pelea no ha cesado y la energía que genera en respuesta a todos estos pensamientos es emoción, la cual da lugar a más pensamientos todavía. Es fácil ver lo problemática que sería la vida del pato si tuviera una mente humana. Pero es así como viven la mayoría de los seres humanos. Nunca ponen punto final a ninguna situación o acontecimiento.
Somos una especie que ha perdido su camino. En toda la naturaleza, en cada flor o árbol, en cada animal hay una lección importante para nosotros, si tan sólo nos detuviéramos a observar. La lección del pato es la siguiente: sacudamos las alas, es decir, dejemos atrás las historias y volvamos al único lugar donde reside el poder: el presente».
Sacudamos las alas… Algo tan fácil de decir, pero muchas veces tan difícil de cumplir. ¡Pero qué bueno es intentarlo, una y otras vez, sustituyendo los pensamientos negros por algo positivo!
¡Hasta el domingo!