Resaltan la necesidad de una reforma laboral en el país

Julián De Diego, abogado laboralista y docente universitario, miembro de la consultora Libertad y Progreso, se refirió en diálogo con FM Vos (91.5) a la necesidad de modernizar la Ley de trabajo en Argentina para amoldarla a los nuevos tiempos.
Dijo que hasta ahora los intentos del gobierno fueron “una frustración”. Dio como ejemplo que la ley actual no contempla el trabajo a distancia, que llega a un 30% de la economía actual.
Señaló que no se consiguieron los apoyos necesarios para aprobarlos como una reforma legislativa. “Tengamos en cuenta que cualquier reforma que se lleve adelante implica la modificación de leyes trascendentales en el mundo del trabajo y por lo tanto, se tienen que hacer a través del Parlamento”, explicó.
Agregó que dentro del Ministerio de la Producción y Empleo, se creó la Secretaría de Trabajo que es la que remplazó al ex Ministerio de Trabajo de la Nación. En ese contexto, se sostiene que se trabaja en futuras reformas aunque no se conoce su contenido pero se supone que en un primer intento que se va a desarrollar antes de las elecciones, se podrían reformar temas claves que creen nuevos empleos y que estén relacionados con la competitividad en las empresas. “Eso es lo que podemos decir en términos generales, porque no conocemos ningún texto, nada que nos permita asegurar lo que va a pasar”, resaltó De Diego y añadió que “sería una frustración muy grande para este Gobierno terminar el periodo de 4 años sin haber tomado ninguna iniciativa en materia laboral”, teniendo en cuenta que es “una clave para que haya una reforma estructural”.
Sobre la relación con el sector sindical, expresó que claramente, entre éste y el Gobierno ha habido siempre una relación muy conflictiva. “Hoy el sindicalismo no está a la altura de las necesidades que tiene la activad comercial, la industria, los servicios. No tiene idea el mundo sindical de las reformas tecnológicas que se están produciendo y que se están produciendo en un contexto muy complejo ya que llegaron para instalarse en Argentina y lo hacen al margen de la legislación laboral que no hay adecuada a estos términos”, advirtió.
A su criterio es necesario reestructurar y modernizar el Estado, por lo que “la situación del empleado público es aún más grave que la del privado”, ya que se suma cibernética.