Robaron, huyeron y fueron a denunciar un robo

Tan paradójico como el título de esta nota fue un hecho delictivo sucedido durante la noche del jueves en nuestra ciudad. Cerca de las 21.30 de ese día, una mujer denunció al 911 que autores ignorados habían ingresado a su vivienda ubicada en Independencia al 200 y que, del interior del inmueble, habían sustraído dinero en efectivo y cuatro relojes.
Ante la novedad, personal de la Unidad Ciclística de Acción Rápida (UCAR) de la policía montó un operativo y, en adyacencias del domicilio asaltado, observaron la presencia de dos sujetos en situación sospechosa. Ante la presencia policial y la posibilidad de ser entrevistados, los hombres salieron corriendo y se subieron a un vehículo marca Chery con claras intenciones de huida. Esto hizo que los efectivos salieran en su persecución, algo que se desarrolló durante varias cuadras. Al llegar a la esquina de Carlos Gardel y Pasteur, los sospechosos se bajaron del auto y siguieron su huida a pie, dejando abandonado el Chery, pero logrando su objetivo de escapar de la Policía. En el interior del rodado, los policías encontraron un reloj y un teléfono celular.
Sin embargo, lo más llamativo estaba por llegar, puesto que dos horas después de aquel hecho, una mujer de 30 años se presentó en la Comisaría 32ª denunciando que le habían robado el auto abandonado por los ladrones. Al ayudante fiscal que se encontraba de turno le pareció sospechosa la denuncia, por lo que decidió aprehender a la denunciante en la inteligencia que podría estar relacionada con los sujetos que huyeron en él horas antes.
Todo quedó asentado en una causa caratulada como “robo agravado”.