Rodolfo Suarez juró ante la Legislatura y es el nuevo gobernador

“¡Sí, juro!”, fueron las firmes palabras del nuevo gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, tras la protocolar consigna de juramento leída por Mario Abed, el flamante vice.
De esa manera, en una Legislatura colmada, Suarez, el hombre oriundo de La Consulta (San Carlos), se convirtió en el décimo gobernador que tiene Mendoza desde 1983, cuando retornó la democracia. Rody, como todos lo llaman, dejó su cargo como intendente de la Ciudad de Mendoza para tomar las riendas de la Provincia, las que le cedió Alfredo Cornejo.
Exactamente a las 18:30, Suarez juró como nuevo gobernador de Mendoza, luego de la ceremonia de acceso al Palacio Legislativo junto con su esposa, Fabiana Calleja, ahora “Primera Dama” de la provincia, y Mario Abed, el vice.

Suarez: “La marcha errática de la macroeconomía nos ha afectado”
En su primer discurso como gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez aseguró sentirse honrado por asumir tan importante cargo. Tuvo solo palabras de elogio para la administración de Alfredo Cornejo: “Mendoza viene mejorando desde hace cuatro años, gracias a los valores de la austeridad, transparencia, planificación, buena administración y orden”.
Suarez dijo –en relación a su predecesor– que “demostramos poder ahorrar dinero que se perdía con las ineficiencias” y no guardó su crítica hacia las últimas administraciones nacionales: “La marcha errática de la macroeconomía argentina, enferma ya hace tantos años, inevitablemente nos ha venido impactando, nos ha creado severos condicionamientos para el desarrollo y también para el orden de nuestra provincia”.
“Tenemos que seguir agudizando la inteligencia y capacidades para que el Estado sea un mejor prestador de servicios y sea defensor del bien general por sobre los intereses particulares”, añadió.
Luego de sus palabras, Suarez se trasladó hasta la Casa de Gobierno, donde lo esperaba Alfredo Cornejo para realizar el tradicional traspaso de mando, que incluyó la cesión del bastón y la banda argentina que, durante los próximos cuatro años, estarán en poder de Suarez y representan a todos los mendocinos.

“Mi cuadro son todas ustedes”
Un emotivo pasaje de la ceremonia legislativa lo protagonizó la vicegobernadora saliente, Laura Montero, quien destacó haber consolidado “una Legislatura de todos y para todos”. Se refirió a la austeridad con que manejó el presupuesto durante su gestión y que gracias a ese ahorro consiguió construir un nuevo edificio legislativo. Destacó, además, que haya sido ese espacio el origen de la denuncia contra autoridades del Instituto Próvolo.
También defendió el rol de la mujer y la necesaria equidad en órganos tan importantes como el que condujo durante los últimos cuatro años.
“Hoy queda un cuadro que no soy yo, son todas ustedes. Quiero pedir por esto, porque pedir por equidad no es pedir por capricho ni rebeldía. Es pedir por acto de justicia”, expresó.

Desfile de autoridades y militancia
La ceremonia de juramento de Rodolfo Suarez fue presenciada por decenas de dirigentes provinciales y nacionales.
Los intendentes y legisladores nacionales ocuparon un selecto espacio en el recinto legislativo. Concurrió la mayoría de los jefes comunales, entre ellos el sanrafaelino Emir Félix.
Afuera del Palacio Legislativo, pantallas gigantes fueron colocadas para transmitir la asunción de Suarez, vitoreada por un nutrido grupo de militantes de la Unión Cívica Radical, con quienes diferentes dirigentes compartieron fotos y videos.
Un panorama similar se vivió fuera de la Casa de Gobierno, donde más militantes se instalaron para darle la bienvenida a Suarez, pero también para saludar efusivamente a Alfredo Cornejo, quien de ahora en más continuará su carrera política en el Congreso de la Nación, apostando a ser uno de los referentes de su espacio en la discusión de los principales temas que son tratados en la Cámara de Diputados.

Cornejo: “Gracias al Pueblo de Mendoza, gracias”

El gobernador Alfredo Cornejo, visiblemente emocionado, se paró en el estrado en las escalinatas de la Casa de Gobierno para emitir un sentido discurso que tuvo como eje el agradecimiento a quienes lo acompañaron durante los cuatro años de Gobierno y, en especial, a su familia y al Pueblo de Mendoza.
“Solo quiero agradecer”, expresó Cornejo al comienzo de su alocución ante su familia, funcionarios, dirigentes y militantes de los distintos espacios que conforman Cambia Mendoza.
Cornejo le pidió disculpas a su familia “por la exposición” y, con lágrimas en sus ojos y la voz quebrada, destacó el acompañamiento de su esposa, Lucía Corpacci, de sus hijos y envió un mensaje a sus padres, a quien perdió en el último año.
Le agradeció a los mendocinos que lo votaron en 2015, que creyeron en su propuesta y lo respaldaron a lo largo de su gestión. También a los que, en 2019, cuando fue candidato a diputado, lo acompañaron con su sufragio. “Fueron todavía más que hace cuatro años”, remarcó.
También le envió un cálido mensaje a su equipo de trabajo. “Hemos perdido pocos integrantes, eso es para destacar. Agradezco el compromiso de cada uno de ellos. Destaco, también, la acción de todos los técnicos de la planta del Estado provincial”, continuó.
A la hora de mencionar a su sucesor, Rodolfo Suarez, Cornejo se deshizo en elogios: “Sé de tu capacidad, tu profesionalismo, tu compromiso. Vas a ser un gran gobernador”.
En cuanto a lo partidario, subrayó la unidad de Cambia Mendoza a partir de su formación, allá en el año 2015, y le envió un mensaje especial a la Unión Cívica Radical, que lo acogió cuando tenía 18 años y hoy lo tiene como presidente del Comité Nacional.
En ese contexto, Cornejo le entregó el bastón de mando y la banda argentina a Suarez y recibió, de manos del flamante gobernador, los atributos para que los tenga consigo para siempre, como recuerdo invaluable de su paso por el Gobierno de Mendoza.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorQuedó confirmado el calendario escolar 2020
Artículo siguientePiden ayuda para comprar materiales y poner rejas en la casa de Carmencita López