Rosario: Lo acusan de violar a 18 mujeres

Luis Marcelo Escobar es juzgado en Rosario por violar a 18 mujeres entre  2014 y 2016. La fiscalía pidió que se lo condene a 50 años de prisión. Cuando se le concedió la posibilidad de decir sus últimas palabras en el juicio oral, el hombre se refirió a su infancia.

Escobar, de 42 años, dijo que dos hombres abusaron de él a los diez años en el pueblo en el que vivía en ese entonces. «Algo me pasó porque quiero encontrar una razón para hacer algo que no quise», explicó en relación a los hechos que se le imputan.

«Nunca se lo conté a nadie y ahora lo revelo aquí», expresó, tras detallar que su psicóloga lo convenció de que contara lo que le había ocurrido cuando era niño. Al mismo tiempo, manifestó que está «arrepentido de todo».

«Necesito pedir perdón a las víctimas, a los familiares, a mis hijos y a mi familia por algo que quizás hice sin conocimiento por lo que me pasó cuando era chico», sostuvo Escobar.

En la última audiencia del juicio oral antes de la sentencia, destinada a los alegatos finales, la fiscal del caso, Carla Cerliani, reiteró el pedido de la pena de 50 años de prisión que había adelantado cuando comenzó el proceso y lo acusó de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma, en calidad de autor en 12 oportunidades; por abuso sexual simple en cuatro oportunidades y por abuso sexual en grado de tentativa en dos casos.

Para la fiscal, a lo largo del juicio pudo probarse que el acusado es el autor material de «los hechos aberrantes» relatados por las víctimas y sus familiares y también responsable de las «secuelas» que les dejó a sus 18 víctimas de entre 14 y 25 años.

Tras indicar que todas las mujeres lo identificaron en las ruedas de reconocimiento, la fiscal apuntó como «clave» el dato aportado por la última de sus víctimas de 14 años, cuando el 16 de agosto de 2016 a la salida del colegio fue engañada y violada en un descampado.

«Fue clave porque pudo identificar el auto, un Fiat Duna y la patente y así se logró en Rosario su detención cuando se desplazaba en el mismo auto junto a su mujer y tres de sus hijos menores», describió la fiscal.

En esa línea, resaltó: «Todas las chicas coincidieron en el relato del ardid que usaba Escobar para engañarlas haciéndose pasar por policía de civil y que con el excusa de llevarlas a la comisaría para una requisa las llevaba a un descampado, donde bajo amenaza usando un arma de fuego las violaba».

«A todas, luego de abusarlas, las abandonaba y les prohibía que no se den vuelta, pero uno de ellas lo hizo, se dio vuelta, y eso fue clave porque esta víctima que estuvo internada varios días en el hospital pediátrico de Rosario debido a las lesiones que le ocasionó, describió el auto y proporcionó la patente», subrayó.

Por su parte, en su alegato la defensora oficial, Luisa Cañabate, le pidió al Tribunal que tenga en cuenta como atenuante lo manifestado en la sala por el acusado sobre lo que contó que le ocurrió en su infancia.

El Tribunal integrado por los jueces María Isabel Más Varela, Irma Bilotta y Mariano Alliau, darán a conocer el veredicto el miércoles próximo a las 13.
El juicio tuvo cerca de 200 testigos convocados por las partes, entre las víctimas, familiares, policías y peritos.