Rusia entrega a Ucrania los tres buques de guerra capturados en el estrecho de Kech

Rusia devolvió a Ucrania los tres buques de su Armada capturados en noviembre de 2018 en el incidente naval ocurrido en las inmediaciones de la península de Crimea, en el mar Negro, informó la Cancillería rusa en un comunicado.

La entrega ocurrió en aguas neutrales cerca de la costa oriental de la península de Crimea y, según informan fuentes oficiales ucranianas, los buques se dirigen ahora al puerto de Odesa tras cruzar ayer el puente que separa los mares Negro y Azov.

La nota de la Cancillería rusa recuerda que la captura de los barcos -las lanchas artilladas «Berdiansk» y «Nikopol» y el remolcador «Yani Kapu»- fue consecuencia de una «provocación intencionada» de Kiev.

Moscú insiste en que Kiev atentó contra la soberanía rusa al cruzar ilegalmente la frontera y puso en peligro la vida de los 24 tripulantes de los barcos, que fueron objeto de disparos por parte de guardacostas rusos.

«Rusia tiene intención de seguir cortando de raíz cualquier provocación cerca de sus fronteras, entre otras cuestiones con el fin de garantizar la seguridad de la navegación», subraya el comunicado que recogieron las agencias de noticias EFE y DPA.

Por su parte, la Cancillería ucraniana informó que una delegación irá el jueves a La Haya para la primera vista del Tribunal de Arbitraje sobre el derecho del mar que tratará la violación de la inmunidad de los tres barcos apresados por Rusia y sus tripulaciones.

Ucrania recurrió en su momento al Tribunal Internacional sobre el Derecho del Mar (ITLOS), que obligó en mayo a Rusia a liberar a los barcos y sus tripulantes, pero Moscú decidió de antemano no presentarse a las vistas orales aduciendo que el incidente era competencia exclusiva de la Justicia rusa.

El presidente ucraniano, Vladimir Zelenski, que había contado con el apoyo de Occidente en su demanda de devolución de los buques, ya cumplió su promesa electoral de conseguir la liberación de sus 24 tripulantes, que regresaron a Ucrania tras el canje efectuado con Rusia en septiembre pasado.

La liberación se produjo días después de que se anunciara la celebración el 9 de diciembre en París de la cumbre de los líderes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania, conocido como «formato de Normandía», para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

Las tensiones en las costas de Crimea se dispararon el 25 de noviembre de 2018 cuando tres buques ucranianos fueron apresados por guardacostas rusos por violar presuntamente las aguas territoriales de Rusia, tras lo que Kiev acusó a Moscú de «agresión» y declaró el estado de excepción en diez regiones del país.

Pese a la unánime condena internacional, el presidente ruso, Vladimir Putin, defendió el uso de la fuerza contra los barcos ucranianos.