San Lorenzo pisó fuerte en Brasil y se clasificó a semifinales de la copa Libertadores

|
|

Genial San Lorenzo. Firme, convencido, con carácter, con personalidad. Convencido de lo que iba a buscar, seguro de sí mismo. Sí, sí, señores, San Lorenzo semifinalista de la Libertadores. En Belo Horizonte, en un estadio mundialista. Para abrazarse, para festejar, para celebrar a lo grande. Porque el Ciclón hizo pata ancha y pasó mereciéndolo, jugando de tú a tú desde el principio. Y desde el gol de Piatti, cuándo no, a los nueve minutos, se sintió tranquilo, manejó el partido y pudo hacer alguno más. No se asustó el equipo de Bauza por el contexto, por la cantidad de gente, por el rival. La peleó de igual a igual y ese 1-0, sumado al 1-0 de la semana pasado, lo hizo sentirse cómodo porque ya tenían que meterle tres para sacarlo.

Festejó a lo grande San Lorenzo en Brrasil, como en octavos de final en Porto Alegre, justo en dos sedes donde jugará la Selección. Porque se la bancó sin problemas y sólo sufrió en algunos pasajes del segundo tiempo, cuando Cruzeiro se jugaba al todo o nada. Ahí apareció la pizca de suerte que se necesita (doble palo en el final del primer tiempo) y también Torrico, que sigue rompiéndola. Ordenado, sólo se tiró atrás promediando el segundo tiempo y apenas tambaleó cuando le empataron, pero nunca estuvo ni cerca de quedar afuera. El festejo con los puños apretados de Bauza, los jugadores cantando en el medio de la cancha, la gente delirando en un rincón del estadio por este 1-1 que mete al Ciclón en semis después de 26 años (en el 88 perdió con Newell’s).

Otro vez la alegría fue contra un brasileño. En fase previa con Botafogo, después Gremio y ahora Cruzeiro, y ya no quedan vecininhos en la Copa. Este miércoles se define rival de semis, si será Lanús o Bolívar, y en la otra llave están Nacional de Paraguay y Defensor o Nacional de Medellín, no hay cucos. Hasta acá llegamos, ahora se viene el Mundial y después a seguir remando con Piatti, con Correa, ¿con Ortigoza? San Lorenzo está más vivo que nunca en la Copa y tiene a un DT que fue moldeando a su equipo, que lo fue fortaleciendo, que ya sabe de ganar esta competencia. Y que ahora, ya a esta altura, tiene todo para dársela por primera vez en la historia a Boedo.