San Rafael, Alvear y La Paz concentran la mayor parte de los proyectos de Mendoza Activa Forraje

Dentro de los diferentes sectores del programa Mendoza Activa se realizó una línea especial para trabajar el «forraje», un cultivo que viene creciendo de manera significativa en la provincia y principalmente en el oasis Sur.
De la mano del desarrollo ganadero, la actividad forrajera ha aumentado significativamente en esta parte de la provincia, tanto para alimentar a los propios animales como para la realización de fardos para su comercialización
En la actualidad hay 17 proyectos en el marco de “Mendoza Activa Forraje”, la mayoría ubicados en La Paz, General Alvear y San Rafael, con cultivos de maíz, alfalfa y pasto llorón.
Este programa brinda beneficios para la adquisición de semillas de maíz o alfalfa u otras, que técnica y agroecológicamente se adapten a la zona a cultivar, además de agroquímicos en general.
Para tener en cuenta la importancia del segmento en esta parte de la provincia, los datos del último Registro Único de la Tierra marcan la existencia de más de 9.200 hectáreas con forraje entre San Rafael y General Alvear.
La nómina provincial la encabeza la producción sanrafaelina con unas 7.300 hectáreas y el principal producto es la alfalfa, que llega a las 5.993 hectáreas, seguidas por el maíz, con 1.226 (en diferentes variedades), luego el sorgo con 172, mientras con cifras menores aparecen los pastizales, la avena, el centeno, la cebada, entre otros.
En el vecino departamento alvearense, la producción de forraje llega a 1.990 hectáreas y la mayor parte se la llevan la alfalfa con 1.684 y el maíz con 223. Con menos cantidad, también hay producción de cebada, centeno y sorgo.
Hasta hace unos 15 años, el mercado era mucho más pequeño y con menos tecnología. Pese a las dificultades de la producción agrícola en nuestra provincia, el forraje ha crecido significativamente y tiene potencial para seguir desarrollándose aún más.