San Rafael cerrará enero con números notablemente mejores que años anteriores

El domingo último, el registro estadístico de la Dirección municipal de Turismo, señaló que en San Rafael el índice de ocupación de hoteles, aparts y cabañas estaba por encima del 94%, lo que equivale – en relación a la cantidad de plazas registradas para dormir – a unas 11.000 personas.
Repasando en el tiempo y los números de años anteriores, este 2020 – al menos enero que está por finalizar – se encamina a ser una de las temporadas estivales más auspiciosas de los últimos años. Si bien en períodos que anteceden a este hubo una importante cantidad de visitantes, las cifras oficiales no se acercaron tanto al 100% de ocupación.
Como remarcamos en otros artículos, la “nacionalización” de las vacaciones le resultó beneficioso a San Rafael. Con la devaluación del peso frente al dólar en el segundo semestre de 2019 y el incremento obligatorio de un 30% para las operaciones con débito y crédito en el exterior, dispuesto por el actual Gobierno Nacional, provocaron una drástica caída de los paquetes al exterior, sobre todo a Brasil y otros destinos de América Latina. Chile, también dejó de ser la vedette del verano, al menos para quienes viven en el oeste argentino. Eso no sólo se debió a las condiciones económicas, también a la situación de conflicto político-social que se vive del otro lado de la cordillera.
Los factores anteriormente detallados generaron que quienes tuvieron en enero la posibilidad de vacacionar, eligieran destinos argentinos y entre ellos, San Rafael, volvió a estar a la cabeza de las preferencias. De Mendoza, de acuerdo con cifras oficiales, fue uno de los lugares más visitados en este primer mes de 2020.
Para febrero las expectativas son buenas, aunque el número de visitantes no será tan alto como en enero. No obstante, el fin de semana largo de Carnaval, del 22 al 25, genera augurios positivos para el sector.
En San Rafael, la presencia de miles de turistas se advirtió, sobre todo, en locales gastronómicos. Durante las últimas noches, restaurantes, cervecerías y bares no dieron abasto en atender la demanda de clientes, a tal punto que en muchos lugares se vieron filas, a la espera de que se desocupara una mesa.
El punto negativo, como lo detallamos en nuestra edición de ayer, está relacionado a los altos precios, sobre todo en Valle Grande, que es de donde proviene la mayor cantidad de denuncias. Muchos turistas usaron sus redes sociales para expresar su malestar por los excesivos valores de los productos, sobre todo bebidas y minutas.
Lo anterior es un tema a revisar y desde el Estado, en su conjunto, debe adoptarse una decisión para controlar y fiscalizar los precios y sancionar a quienes se aprovechan de la presencia de turistas.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorPara el director de turismo municipal el “Dólar Turista ha favorecido al destino”
Artículo siguiente“Vale más cara la cosecha que lo que van a pagar”