Sanrafaelino conoció a Maradona en el partido Gimnasia contra Unión

Muchos sueñan con la posibilidad de conocer a su ídolo, ese personaje cargado de historia y de mística que todo el mundo quiere tener al lado, aunque sea unos instantes. Este es el caso del sanrafaelino Luis Cara, que este fin de semana tuvo la posibilidad de conocer en persona a Diego Armando Maradona.
Sobre su vivencia, dijo a Diario San Rafael y FM Vos (94.5) que “esto empieza a través de una linda amistad que he generado con otro sanrafaelino, Andrés Merlos, que fue el árbitro del partido de este domingo”. Es que ese día desde las 13.15 se enfrentaron Gimnasia y Esgrima La Plata, dirigido por Maradona, y Unión de Santa Fe por la 10ª fecha de la Superliga Argentina de fútbol, partido que se jugó en el estadio Juan Carmelo Zerillo de La Plata y que perdió por 1 a 0 el local.
Añadió que “nos contactamos como amantes del futbol que somos y le pedí (a Merlos) que cuando le tocara dirigir en un partido con Diego como técnico, que me hiciera el favor de poder acompañarlo”.
Agregó que “como buen amigo, el miércoles pasado, cuando fue designado para arbitrar este partido, empecé a organizar el viaje para poder acompañarlo a la cancha. Así que fui como invitado del árbitro, accedí a su camarín y en determinado memento Maradona ingresó a saludarlos, y qué mejor ocasión para tomarme una foto con Don Diego Armando Maradona”, relató.
Sobre su parecer, sostuvo que “la verdad que como amante del fútbol, encontrarse cara a cara con Maradona es una vibra muy fuerte. Jamás lo he juzgado como persona, pero como futbolista, para mí y para muchos argentinos, nos dio muchísimas alegrías y es un crack. Tenerlo ahí, poder darle un beso y un abrazo por tantas alegrías, es muy fuerte. Por suerte, no solamente pude sacarme la foto, ya que como iba preparado ante la posibilidad de conocerlo, y aprovechando que pasó a saludar a los cuatro árbitros, pude obtener además el autógrafo en una camiseta similar a la que el utilizó en el Mundial de 1986”.
Comentó además que “más allá de los estados de ánimo que actualmente pueda tener, nos tocó en un día en el que estaba bien. Yo no hablé más allá de pedirle una foto, el autógrafo y darle un beso además por las alegrías que nos dio. A esto me respondió: ‘Muchas gracias, señor’. Luego me aparté a otro sector del camarín y ya no participé de la charla que siguió con los árbitros”.
Para concluir, opinó que “por suerte Andrés tuvo muy buen arbitraje. A uno como amigo le lastima cuando lo critican o cuando le va mal en esos partidos regulares. A pesar del resultado, de haber perdido Gimnasia, la hinchada insulta y se enoja con todo el mundo, pero Maradona es intocable. Los cánticos son contra todo, pero al ídolo no se lo toca. Al contrario, la gente cantaba: ‘Maradó, Maradó’».