Saqueos en Venezuela: alimentos, bebidas, medicamentos y hasta todos los muebles de una iglesia.

El mayor proveedor privado de alimentos de Venezuela, “Empresas Polar”, asegura que hubo saqueos masivos y vandalismo en sus instalaciones de la ciudad de Maracaibo.

En medio de los apagones, un centro de distribución de Polar y una planta de producción de «Pepsi-Cola Venezuela» fueron atacados, y también una fábrica de pastas y un distribuidor de cerveza. Han desaparecido grandes cantidades de alimentos, agua, bebidas varias, vehículos, computadoras, muebles de oficina, etc., etc. En total, hay informes de que hay más de 500 inmuebles afectados, incluso una fábrica de cigarrillos y hasta una iglesia, donde robaron todos los muebles y el Cristo.

Los líderes empresariales comentan que la devastación de la vida comercial de la ciudad, algo que no se había visto en Venezuela durante los apagones, complicará los esfuerzos para proporcionar productos básicos a la población. «Fue una locura total», según Ricardo Acosta, vicepresidente de una asociación empresarial del noroeste del estado de Zulia, de la cual Maracaibo es la capital.

La policía y el ejército hicieron la vista gorda, lo que hace suponer que ya no obedecen las órdenes del gobierno de Nicolás Maduro.

Zulia tiene algunos de los distritos más pobres de Venezuela y el sentimiento a favor de la oposición al chavismo es fuerte allí. Pero, algunos residentes señalan que los principales saqueadores son los matones del régimen, que no roban alimentos ni agua sino zapatos de buena marca, ropa y teléfonos celulares.

Los vIdeos publicados en las redes sociales muestran escenas caóticas de multitudes que vagan por las calles como zombis y entran en las tiendas para saquearlas.

Maduro no hizo comentarios sobre los disturbios en Maracaibo, y en su lugar destacó los esfuerzos del gobierno para restaurar la electricidad. Juan Guaidó, el presidente encargado, sí se refirió al saqueo, diciendo que el gobierno ha dejado al pueblo «a merced del caos».