Se complica la situación procesal del empresario acusado de abusar del nieto

El dueño de varias farmacias de nuestra ciudad que está preso tras ser acusado de abusar sexualmente de su nieto discapacitado, enfrenta una situación procesal complicada, donde existen elementos probatorios que sustentan el reporte inicial de su hija, madre de la víctima.
De acuerdo a lo que pudo saber este diario, en medio de un fuerte hermetismo al tratarse de un hecho de instancia privada, el contenido de las declaraciones de la presunta víctima y su hermano, ambas registradas en cámara gesell, consolidaron la gravísima acusación que a principios de enero formuló la madre contra el abuelo de los niños.
El fiscal Javier Giaroli, quien subroga esta semana en la Fiscalía Especial de Género, tras analizar el expediente y las pruebas que se han incorporado desde que se registró la denuncia, habló de “indicios sólidos” que dan cuenta de la real existencia de los hechos que se le atribuyen al empresario.
No solo Giaroli cree que hay elementos que sustentan la acusación, también otros funcionarios que intervinieron en la instrucción durante la feria de enero, entre ellos Paula Arana, y hasta el propio juez Gabriel Ravagnani, quien el jueves rechazó la excarcelación del empresario y resolvió que continúe preso en la colonia penal de El Cerrito.
El defensor del farmacéutico, Alejandro Cazabán, había solicitado – en la audiencia desarrollada en tribunales – la liberación de su defendido o, en todo caso, el arresto domiciliario, peticiones que le fueron denegadas, precisamente, a partir de los elementos que existen en el expediente y complican la situación del empresario.
Las próximas dos semanas son claves en la causa, pues es el período de tiempo que Ravagnani otorgó al Ministerio Público Fiscal para que añada nuevas pruebas al expediente. El mismo tiempo tendrá Cazabán para buscar demostrar la inocencia del empresario.
El hombre quedó detenido el 9 de enero, luego de una denuncia presentada por su hija en la Fiscalía de Arana. La mujer reportó lo que le contó el hermano de la presunta víctima y a partir de esa declaración se inició el protocolo inherente a posibles casos de abuso sexual intrafamiliar.