Se complicó la situación de las mujeres que compraron un celular con tarjeta de crédito robada

Rosalyn Cheel Horna y Maribel Sgro siguen detenidas en San Rafael, luego de haberle sustraído la cartera a una mujer y utilizado su tarjeta de crédito para comprar un teléfono celular.
El fiscal Javier Giaroli imputó a Horna y Sgró, en principio, por “hurto” y “estafa agravada por el uso de tarjeta de crédito”. Sin embargo, la situación se complicó todavía más para las mujeres provenientes del norte provincial, pero de nacionalidad peruana. Es que según pudo chequear Giaroli, para engañar al comerciante que les vendió el celular, las mujeres falsificaron un documento de identidad, al que le colocaron la imagen de quien era la dueña de la tarjeta de crédito, en una maniobra para despejar sospechas sobre su accionar con el plástico. Pero eso no es todo, ya que en el cotejo de datos, posterior a su detención, se comprobó que Horna y Sgró habían cometido un hecho similar en el shopping La Barraca de Guaymallén, donde la víctima fue otra mujer.
En ese contexto, además de las primeras figuras delictuales que les imputó Giaroli, la situación de las estafadoras se agravó en virtud de la falsificación de instrumento público y el hecho que se les sumó en Guaymallén. A eso hay que añadirle que ambas tienen antecedentes y eso será tenido en cuenta por el fiscal.
Si algo le faltaba a Horna y Sgró dentro del cúmulo de elementos probatorios en su contra, es el video de la tienda donde adquirieron el celular en nuestra ciudad y que ya fue aportado por el comercio para la investigación.
El hecho se produjo el viernes, cuando las ladronas aprovecharon la distracción de una mujer en la tienda Galver y la despojaron de su cartera, la que había dejado en el cochecito de su bebé. Dentro del bolso estaba la tarjeta de crédito y el documento de identidad de la víctima, quien se percató de la operación comercial a raíz de un mensaje de texto que recibió a su celular. La notificación dio cuenta de una compra por más de 11.000 pesos.
Tras verificar el faltante de sus pertenencias, la mujer avisó a la Policía, que a su vez recibió el alerta del comerciante estafado. Así se comprobó que Horna y Sgró habían viajado a la ciudad de Mendoza, en un colectivo que salió de la terminal de San Rafael y tenía como destino la terminal de Guaymallén, donde agentes de la Unidad Investigativa de ese departamento lograron interceptarlas y detenerlas.