¿Se concreta la vuelta del ferrocarril?

De acuerdo a informaciones surgidas en las últimas semanas, el Gobierno nacional estaría interesado en reactivar el ramal ferroviario entre Buenos Aires y nuestra provincia a fin de ser utilizado para cargas en general y, sobre todo, para pasajeros. Según afirmaron fuentes cercanas a la administración que encabeza el presidente Macri, la iniciativa tiene como objetivo primario el establecimiento de una frecuencia semanal y cubrirá el recorrido por los ramales del ex ferrocarril General San Martín entre Retiro y la ciudad de Mendoza, pasando por San Juan.
Si bien aún resta definir detalles acerca de la concreción práctica del proyecto, como tiempo del recorrido y precios de los pasajes (se afirma que sería más barato que en otros medios de transporte), se pudo saber que el Estado debe renovar más de 1.600 kilómetros de vías y que la idea es llamar a licitación para comenzar con las obras antes de fin de año.
La red ferroviaria argentina, construida sustancialmente en el siglo XIX, llegó a contar con 47.059 kilómetros de vías, convirtiéndose así en una de las más grandes del mundo. Aún es la más extensa de Latinoamérica y la octava más extensa del planeta, aunque en la actualidad cuente sólo con 4.640 kilómetros de tendido.
En 1991, Ferrocarriles Argentinos fue virtualmente desarticulada por una completa concesión de la red ferroviaria. A posteriori, la cancelación masiva de servicios llevó al surgimiento de centenas de “pueblos fantasmas” a lo largo y ancho de la Argentina que previamente vivían del ferrocarril como fuente de trabajo, abastecimiento y comunicación.
Hoy, en los países más avanzados del mundo, el papel de los trenes se revaloriza y, lejos de achicarse, la red ferroviaria se extiende y mejora. La investigación tecnológica y la inversión han logrado formaciones ferroviarias más veloces y económicas que, entre otros beneficios, reducen los costos de transporte de mercaderías y personas. Dichas ventajas comparativas deberían contemplarse en las políticas estatales y en los proyectos de crecimiento nacional a mediano y largo plazo.