Se controlan más de 1200 domicilios con cítricos para evitar la presencia de la mosca del mediterráneo

Todos los años el ISCAMEN realiza un trabajo de detección y recolección de cítricos en el casco urbano de San Rafael para evitar que estas plantaciones sean hospedero de la plaga conocida como Mosca del Mediterráneo.
Esta tarea la realiza el Instituto en conjunto con la liberación de insectos estériles que se realiza desde el aire con vuelos en aviones y también desde la tierra con diferentes equipos y camionetas.
En lo que respecta al trabajo con los cítricos, año tras año, el ISCAMEN se acerca a “cosechar” gratuitamente las plantaciones.
En este sentido, hay que señalar que en nuestro departamento tienen hecho un relevamiento en el cual reconocen unos 1200 domicilios en los que hay presencia de árboles cítricos que pueden ser hospederos, ellos se dividen en árboles de pomelos, naranjas, mandarinas y también de quinotos.
Por otro lado, hay que destacar que también hay muchísimos domicilios que tienen presencia de árboles de limoneros, pero estos no son necesarios abordar en el plan de contingencias ya que no generan riesgo al no ser hospederos de la mosca.
Hay que destacar que los pomelos, naranjos, mandarinos y quinotos son los frutos invernales que permiten que la plaga continúe su ciclo vital superando las bajas temperaturas al encontrar en los mismos el abrigo y alimento suficiente.
Según se calcula, en San Rafael hay unas 5 mil plantaciones de cítricos, aunque muchos de ellos son limoneros que no hospedan la plaga de la Mosca de los Frutos.
Para el cumplimiento de esta normativa, el ISCAMEN pone todos los años a disposición de quienes posean cítricos en sus hogares, el servicio de sus brigadas fitosanitarias para que procedan, en forma gratuita, a la cura de los frutales como así también a la recolección y destrucción de los frutos dañados.
Los frutales representan un riesgo para la sanidad vegetal de Mendoza y la producción agrícola, ya que la mosca del Mediterráneo encuentra en los frutos un refugio ideal para sobrevivir a las bajas temperaturas. Por ello, la Resolución 433 del Iscamen establece como práctica obligatoria la cosecha total, antes del 31 de agosto, de cualquier plantación frutal cítrica, con excepción de limoneros, para toda persona física o jurídica que posea cítricos en su casa.