Se espera una temporada promedio para la cosecha del damasco

Estiman que se recolectarán 7.948 toneladas. Así lo determinó el pronóstico de cosecha que realiza el Instituto de Desarrollo Rural

El Pronóstico de Cosecha de Damasco 2017 prevé una temporada promedio según los valores históricos que se han mantenido. El informe elaborado por el Instituto de Desarrollo Rural indica una merma en la superficie cultivada y en la cantidad de toneladas, propio de la alternancia de la producción de cultivos en los que no se interviene en la regulación de la carga frutal con tareas como el raleo y la poda principalmente, aunque también inciden la falta de fertilización y agua disponible.

Según el pronóstico frutícola, el volumen esperado para esta temporada es de 7.948 toneladas, lo que corresponde a una cosecha normal. La superficie efectiva de damasco disminuido en la provincia desde 2012, cuando la superficie fue de 1.524 hectáreas, hasta el presente año, cuando la superficie estimada es de 783 hectáreas.

Esta disminución se debe principalmente a las plantaciones que se han abandonado y erradicado. También, esta baja está influenciada por la edad productiva de los montes, de 6 a 35 años, por lo que los montes mayores no se tienen en cuenta en el análisis.

En tanto, la zona Sur es la que más rendimiento presentaría: 14 toneladas por hectárea, en la zona Este sería de 7 tn/ha. A nivel provincial se observa un rendimiento medio de 10tn/ha.

GALERIA

 

La producción de damasco se encuentra mayormente concentrada en la zona Sur de la provincia, en los departamentos de San Rafael y General Alvear.

En el siguiente gráfico se observa la producción desde 2012 hasta 2017, a excepción de 2016, cuando no se contó con el pronóstico. Cabe aclarar que en las temporadas 2012 y 2013 se estimaron las producciones de damasco como ajuste del método.

Sobre el cultivo del frutal

El cultivo de damasco en Mendoza presenta particularidades , como la cosecha, que se concentra entre noviembre y diciembre, lo que significa que es la primera cosecha del año agrícola para un productor frutícola, exceptuando a la cereza. Además, es en su gran mayoría un cultivo secundario (o sea acompañando a otros cultivos) y está implantado en un alto porcentaje de propiedades en trincheras o plantas aisladas.

Es decir que esta especie es un frutal que se cultiva, casi en su totalidad, asociada a otras plantaciones que generalmente son otros frutales y la combinación de frutales y vid.

El damasco producido tiene como destino fundamental la molienda para la elaboración de pulpas concentradas y mermeladas; en menor medida, el consumo en fresco, y en tercer lugar, el desecado de damascos.

La provincia de Mendoza es la principal productora de damascos de Argentina y ha demostrado una sostenida tendencia descendente durante el período 1998/99 hasta la última campaña considerada, 2009/2010.

Se han realizado mediciones de pronóstico de cosecha a campo en cinco temporadas consecutivas: 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.

Metodología

En la temporada 2017, se realizaron mediciones en 15 cuarteles en el oasis Este y 25 cuarteles en el oasis Sur. Las variedades monitoreadas fueron tilton en el Este y Sur y royal en el oasis Sur.

Además de los datos obtenidos en el momento de pronóstico, se cuenta con información complementaria, como los censos frutícolas, con el fin de determinar las superficies productivas (efectivas) con damasco, fechas de plena floración y datos de peso y diámetro en el momento de cosecha. Para esto, a partir de los datos del Censo Frutícola Provincial 2010, se determina la superficie actual en edad productiva de 6 a 35 años.

En tanto, con datos obtenidos en los relevamientos de pronóstico se ajustan las superficies en función de las erradicaciones ocurridas.

Todos los cuarteles monitoreados son georreferenciados con el fin de obtener la distribución espacial de la muestra.