Se había comprado el auto de sus sueños y lo mataron en un intento de robo

El crimen de un joven de La Tablada, Buenos Aires, causó conmoción. A Alan Bravo, de 20 años, le intentaron robar el auto y le pegaron un tiro en el pecho.

 

Bravo se había comprado un auto deportivo (un Peugeot RCZ) hace tres días. El sábado a la medianoche, ladrones lo sorprendieron en la puerta de su casa mientras compartía un momento con un amigo y su novia.

 

En segundos, según relató el amigo que vio todo desde la casa, recibió un disparo en el pecho: el balazo entró por el lado izquierdo del tórax y salió por la espalda.

 

Télam informó que el fiscal Gastón Duplaá ordenó analizar videos de cámaras de seguridad de la zona y también levantar huellas digitales que quedaron en el auto.

 

A los 18 años, Alan se había ido a vivir solo. Para mantenerse, trabajaba con su hermano en una empresa de transportes.

 

Fanático de los autos, tras mudarse a un departamento había comprado su primer vehículo: un Citroën DS3. Casualmente, también habían querido robárselo.

 

Al cambiar el Citroën por el Peugeot, había compartido su alegría en Facebook. «Nunca dejes de soñar y de creer en tus sueños. Bienvenido», publicó un día después de comprar el auto y dos días antes de morir.

 

Las fuentes lo describieron como alguien a quien «le gustaba progresar» y que tenía «un montón de proyectos». «Que en paz descanses sobrino. Y a los que te cortaron las alas, que Dios y el peso de la justicia caiga sobre ellos. Porque fuiste un pibe trabajador y tenías lo que con sacrificio te costó. Justicia», publicó en las redes sociales Mónica, tía del muchacho.

 

 

 

Fuente: Telefe Noticias