Se llevaron casi $3 millones tras asalto comando a empleados de una distribuidora de bebidas

Un grupo de al menos cuatro ladrones ejecutó una acción tipo comando en la empresa Panella, de donde se llevaron una caja fuerte que contenía alrededor de 3 millones de pesos. El golpe, por el botín detallado, es uno de los más importantes de los que se tiene recuerdo. Al cierre de la edición no había novedades ni del dinero ni de los autores. 

Momentos de extrema angustia les tocó vivir a un sereno y a trabajadores de la empresa Panella, una de las firmas más importantes de distribución de bebidas que tiene el Sur.
Un grupo de delincuentes, compuesto por al menos cuatro personas, ejecutó un asalto tipo comando durante la madrugada del viernes, por el que se llevaron una caja fuerte que contenía alrededor de 3. millones de pesos. El golpe, por el botín recientemente detallado, es uno de los más importantes de los que se tiene recuerdo.
De acuerdo con la información a la que accedió este diario, pasadas las 2 am los maleantes atacaron en primera instancia al sereno de la empresa, un hombre de 66 años. En su posterior declaración, expresó que lo patearon y aplicaron golpes de puño y lo llevaron hasta la oficina de administración, donde cuatro trabajadores de la firma compartían un asado y quienes también sufrieron el accionar de los asaltantes.
Las cinco víctimas fueron atadas de pies y manos por los delincuentes, que en todo momento actuaron con sus rostros cubiertos. Según el testimonio de los damnificados, los ladrones tuvieron todo el tiempo a su favor, el espacio de una hora. Mientras se encontraban maniatados, escucharon el ruido característico de una amoladora, la que usaron los malvivientes para vulnerar la seguridad de una caja fuerte, elemento que finalmente se llevaron en la parte trasera de un camión de transporte de bebidas.
En otro pasaje del testimonio, los trabajadores recordaron que los delincuentes los amenazaron de forma constante: “Quédense quietos, sabemos dónde viven”, fue la inquietante frase vociferada por los ladrones.
Luego de que los asaltantes obtuvieran el botín que buscaban, escaparon en el camión perteneciente a la empresa. Al asegurarse de que los delincuentes habían huido, las víctimas buscaron ayuda y avisaron al 911 de la situación que padecieron. Rápidamente hasta el lugar se desplazaron agentes policiales, quienes iniciaron un procedimiento de búsqueda de los ladrones.
La primera pista que encontraron los investigadores fue el hallazgo del vehículo marca Kia que antes los ladrones habían usado para escapar de la distribuidora. El rodado apareció en estado de abandono en el cruce de calles El Pino y Cantoni, en cercanías del barrio El Molino. Al cierre de esta edición todavía no había novedades ni de la caja fuerte ni de los autores del violento robo.
El hecho, por sus características, generó preocupación en las autoridades policiales y quienes intervinieron por parte de la Justicia, pues no es un delito habitual y cada vez que sucede se infiere que los autores realizaron tareas de inteligencia previas y hasta pudieron contar con información fehaciente sobre los movimientos del lugar.
Lo ocurrido quedó inicialmente detallado en una causa asentada en la Comisaría 62ª y luego pasó a la órbita de la Unidad Investigativa, bajo instrucción de la Fiscalía en turno. La carátula del caso es “robo agravado por el uso de arma de fuego, por cometerse en poblado y en banda y por privación ilegítima de la libertad”.