Se viene el primer éxodo dentro de la gestión Trump

El gobierno de Donald Trump se prepara para un éxodo: en las semanas posteriores a las elecciones de medio término del 6 de noviembre son esperadas al menos cuatro salidas dentro del gabinete. El primero de la lista es el ministro de Justicia, Jeff Sessions, a quien Trump quiere sacárselo de encima desde hace tiempo.

Los otros candidatos para salir del gabinete, según la prensa estadounidense, son el jefe del Pentágono, James Mattis; el secretario del Interior, Ryan Zinke; el de Comercio, Wilbur Ross y la titular de seguridad interior, Kirstjen Nielsen, aliada del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly. Mientras tanto, ya fue anunciado el adiós de la embajadora ante la ONU, Nikki Haley.

«El presidente está evaluando a cada uno para ver si puede tener mejores rendimientos. Todas las decisiones serán tomadas pensando en 2020. Trump quiere el equipo más fuerte posible mirando hacia adelante», dijeron fuentes cercanas al presidente norteamericano.

Pena capital

Al menos diez personas murieron, entre ellas varios policías, como consecuencia del ataque de una persona en un templo judío de Pittsburgh, Pensilvania. Lo informaron fuentes policiales y agregaron que el sospechoso fue detenido. La estación KDKA de Pittsburgh confirmó la muerte de ocho personas en la sinagoga The Tree Life (El Arbol de la Vida), en el barrio de Squirrel Hill. Recientemente, la policía dijo que otras dos personas perdieron la vida.

La prensa local reportó que el sospechoso de cometer los disparos, de etnia blanca y con barba, fue identificado como Robert Bowers, de 46 años. Fue arrestado y está bajo custodia policial, si bien se lo trasladó un hospital, pues estaba herido. El agresor también habría efectuado disparos contra agentes de policía llamados al lugar ante el ataque. «Todos los judíos deben morir», gritó el atacante, según datos de testigos reproducidos por la prensa.

Tras esto, la policía de Nueva York, y otros estados, ha reforzado la seguridad en torno a las sinagogas, dijo la cadena NBC, según datos brindados por las fuerzas de seguridad. Bowers integraba una red social de ultra derecha, Gab, y su página fue eliminada pero, según informa la prensa local, los archivos de sus publicaciones revelan comentarios antisemitas. Entre una de sus publicación estuvo la frase: «los judíos son hijos de Satanás».

En uno de sus últimos mensajes antes del tiroteo, Bowers escribió que a la Sociedad de Ayuda para Inmigrantes Hebrea sin fines de lucro, «le gusta traer invasores para matar a nuestra gente». La policía informó que Bowers tiene una licencia activa para portar un arma de fuego, y que realizó al menos seis compras de armas conocidas desde 1996. Por su parte, fuentes citadas por la CNN dijeron que se hallaron armas en la escena junto al auto del agresor.