Sector turístico: “Tenemos que adecuar los precios prácticamente a los de la temporada pasada”

El prestador turístico Fabio Sat dijo a FM Vos (94.5) y a Diario San Rafael que toda esperanza de reapertura y de poder trabajar normalmente es algo que “estimula sobremanera”, ya que la responsabilidad que ha habido desde todo el sector durante estos meses “ha sido para intentar sobrevivir con la empresa parada”. Al mismo tiempo les implica grandes responsabilidades, como es el tratar de cuidar la salud de todas las personas que visiten el departamento y la de los empleados, que son fundamentales para el desarrollo de las actividades.
Entre las medidas que más valoran está “la reapertura de las fronteras” ya que “permite poder visualizar algo mejor hacia el futuro”; además, el pronto regreso de los vuelos domésticos para toda la comunidad, pues podría ser el primer paso para lograr nuevamente el turismo internacional.
“El primer objetivo que nos habíamos planteado era la apertura del turismo interno en la provincia, como una posibilidad de poder mantener nuestra estructura, y después la apertura de las fronteras ya implica que tenemos una oportunidad que no tenemos que desaprovechar”, señaló y agregó que nunca van a negar la existencia de la pandemia, como así tampoco la situación económica de las personas, por lo que se adecuarán a los mismos precios de la temporada pasada, quizás con un pequeño incremento pero no en relación directa con la inflación, teniendo en cuenta además, que deberán trabajar al 50% de capacidad. “Ante esta situación, es como que uno tiene que buscar todas las alternativas posibles para poder mantener su gente y su empresa lo más alto posible, también en calidad”, destacó.
La realidad de muchos trabajadores del sector –especialmente de turismo aventura– se vio muy complicada, pues gran parte solía prestar labores en el exterior y se les imposibilitó ir, mientras que otros lo hacían en Las Leñas, lo cual también se impidió. En materia de hotelería, la situación fue crítica al perderse por completo los grupos de jubilados y de estudiantes (que son unas 30.000 personas que llegan a San Rafael entre agosto y diciembre).
Si bien contaron con el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), no fue suficiente ya que existe un mantenimiento mensual al que deben enfrentar. “Algunos empresarios tomaron créditos para poder solventar, pero hay que pagarlos y si uno no ve una temporada de verano se puede complicar enormemente la situación; eso implicaría que establecimientos se vendieran e incluso hay muchos establecimientos que se venden (sobre todo cabañas), hay dos hoteles que cerraron y mucha gente que hacía transporte tuvo que vender vehículos para poder subsistir”, lamentó y añadió que normalmente al concluir una temporada, se hacen reinversiones para la siguiente, lo cual también se vio truncado.
Sat considera que ante todo lo expuesto, sería “ridículo” el poner precios en dólares (como está ocurriendo con el sector turístico de otras provincias del país).