Seguimos esperando la tarifa diferenciada del gas

Esta semana, la diputada nacional Jimena Latorre presentó un proyecto de ley para que nuestro departamento y General Alvear sean incluidos en el esquema de tarifas diferenciales de gas, servicio básico e indispensable para nuestra región.
La solicitud no es novedosa y se reitera, sobre todo, en la temporada invernal, cuando el fluido se requiere para calefaccionarnos y las boletas se tornan más difíciles de afrontar por los bolsillos surmendocinos. De hecho, en 2017, cuando las tarifas de los servicios públicos comenzaron a evidenciar aumentos exorbitantes, se presentaron en la Justicia reclamos para que todos los departamentos mendocinos se vieran beneficiados por la denominada “tarifa patagónica” (Malargüe ya se encuentra incluido) que, evidentemente, tiene costos más bajos. Los pedidos –los de antes y el de ahora– se basan en estudios científicos que demuestran que las temperaturas invernales mendocinas son similares a las de lugares que ya tienen esa tarifa diferenciada.
De sobra conocemos las polémicas desatadas por los aumentos en las tarifas del gas en los últimos años. Mucho hemos leído, escuchado y escrito respecto a la denominada “adecuación de los cuadros tarifarios a la realidad” después de años de subsidio estatal. En el medio pasaron las falencias de parte del Gobierno encabezado por Mauricio Macri al no convocar a audiencias públicas, el “ida y vuelta” con los nuevos costos, los reclamos de muchos usuarios respecto a una eventual imposibilidad de enfrentar los nuevos números y, en definitiva, la instrumentación del nuevo precio del fluido.
Lo cierto es que, más allá de la justicia o injusticia que suponen los nuevos cuadros tarifarios, adecuar esos costos a la realidad geográfica y climática de nuestra región es una medida que no debería tener demasiada discusión. Pagar lo mismo por consumir en igualdad de condiciones es algo lógico y justo, pero que aún no recibe la aprobación de los responsables. Ni de los de antes y de los de ahora. Por ahora, nosotros seguimos esperando (y pagando).

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorReflotan un falso número de contacto con el Municipio que es una línea familiar
Artículo siguienteFrase