Seguridad: discursos y medidas concretas

La inquietud evidenciada días atrás por el presidente de la Bicameral de Seguridad, Luis Böhm, respecto a algunas situaciones relacionadas con esa materia en nuestro departamento, planteó diversos cuestionamientos que una parte de la sociedad sanrafaelina también se hace.
En nuestra edición de ayer informábamos acerca del pedido de informe que realizaron legisladores de la oposición a las autoridades del Ministerio de Seguridad a fin de que indiquen -entre otros puntos- la cantidad de personal afectado al Centro Estratégico de Operaciones de San Rafael, la probable incorporación de nuevo personal para ese centro, la cantidad de cámaras de vigilancia en existencia y el estado de operatividad de las mismas, y la cantidad de personal afectado al monitoreo de las cámaras y a la atención del 911.
De acuerdo a lo que estimaron Böhm y los legisladores que realizaron el pedido, el recurso humano y tecnológico con que cuenta la policía local dista de ser suficiente para hacer frente al fenómeno de inseguridad que hace muchos años vive San Rafael.

Por otra parte, el caso protagonizado por José Luis Merlo a fines de la semana pasada también puso un signo de interrogación respecto a otro punto que hace a la seguridad ciudadana. El viernes último, Merlo hirió a tres personas e intentó prender fuego la casa de su ex pareja tras romper la pulsera electrónica que la Justicia le había impuesto para cumplir la prisión domiciliaria decretada por un hecho de violencia de género anterior. El hecho llevó a preguntar qué efectividad tienen esos dispositivos y si alguien los monitorea efectivamente las 24 horas.