Semana clave en las causas por las muertes de Kevin Disparti y Marcela Quiroga

La fiscal Andrea Rossi trabaja en el desarrollo de dos causas con características similares: tiene como responsables a dos conductores que provocaron la muerte de una persona y luego escaparon del lugar del hecho. A uno ya lo imputó y al otro lo imputará entre hoy y mañana.
Las muertes de Kevin Disparti y Marcela Quiroga, sucedidas el pasado 31 de mayo y el último sábado, respectivamente, generaron conmoción en los sanrafaelinos debido a que los conductores de los automóviles se fugaron, lo que agrava su situación de acuerdo al artículo 84 bis del Código Penal.
En ese contexto, la fiscal imputó primero a Elías Gattás, un joven de 28 años que, después de varios días de búsqueda, quedó como principal sospechoso de la muerte de Kevin Disparti. Está detenido y se aguardan, en esta causa, resultados de pericias clave: en la Ciudad de Mendoza se están analizando muestras que efectivos de Policía Científica recabaron de la parte baja de un Renault 18 tipo break, secuestrado en una casa del barrio El Molino, donde fue detenido Gattás.
Los peritos deberán concluir si lo que se halló debajo del vehículo es sangre y si ésta, mediante un examen de ADN, coincide con el patrón genético de Disparti. Además, restos de materiales con que se fabrican cascos protectores también podrían ser parte de los elementos encontrados en la parte inferior del Renault. De corroborarse esto, la fiscal tendrá pruebas suficientes para avanzar contra Gattás, quien podría continuar bajo arresto preventivo a razón de la presunta conducta evasiva que exhibió durante casi dos semanas que duró su búsqueda, luego que se escapó del lugar donde murió Kevin.

Caso Quiroga
Cuando Rossi trabajaba intensamente en determinar la responsabilidad de Elías Gattás en la muerte de Kevin Disparti, sucedió otro hecho de similares características y que tuvo como víctima a Marcela Quiroga, una mujer de 46 años que salió de su casa de calle Juan José Paso a bordo de su moto de 150 centímetros cúbicos, transitó por la avenida San Martín hacia el norte y al llegar al cruce con Granaderos fue embestida por un Volkswagen Gol que se desplazaba a una alta velocidad sobre dicha vía en dirección al este. Marcela murió en el acto y Mariano Encinas, al mando del Gol, decidió escapar.
Según testigos consultados por Diario San Rafael, Encinas habría detenido su marcha unos 200 metros más delante de donde embistió a Quiroga y se investiga si del interior del vehículo bajó una persona que lo acompañaba. Tras esa acción, Encinas siguió sin intenciones de retornar al lugar del hecho, lo que fue advertido por un taxista que siguió al Gol y avisó al 911 de lo que había sucedido.
Encinas fue detenido en la puerta de su casa. Luego fue derivado al hospital Schestakow, donde se le practicó un dosaje por el que se comprobó que estaba alcoholizado: manejaba con 1,45 mg de alcohol por litro de sangre, casi el triple de lo que permite la ley.
El jugador de Huracán había salido a celebrar su cumpleaños número 26 y luego del dramático suceso quedó detenido en la Comisaría 8ª. Se espera que continúe en esa condición, por lo menos en los próximos días, hasta tanto se resuelva su situación en la audiencia donde se evaluará si sigue bajo arresto preventivo. Desde ya podemos anticipar que Encinas será imputado por “homicidio culposo agravado”, no sólo por haberse fugado tras provocar la muerte de Quiroga, sino además por estar alcoholizado.

Compartir

¿Cree que le afecta a los niños el encierro por la cuarentena?

Artículo anteriorTres escuelas locales presentes en la Maratón Nacional de Programación y Robótica
Artículo siguienteBalearon a un joven en una pierna y tuvo que ser operado