Senado chileno aprobó la elaboración de una nueva Constitución

Una de las demandas de las protestas que mantuvieron en vilo a Chile desde el 18 de octubre era la redacción de una nueva Constitución, ya que la vigente data de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990). La Carta Magna fue redactada en 1980 y desde entonces no ha sido verdaderamente modificada. Por ello, los chilenos exigían una necesaria y esperada reforma constitucional.

Es así, como en la víspera la Cámara de Diputados dio el primer paso para reformular el texto, y en la jornada de este jueves, el Senado ratificó la medida en una contundente votación de 38 apoyos contra 3. No obstante, el proceso de reforma deberá ser avalado por la ciudadanía. Por ello se realizará un plebiscito el 26 de abril del año entrante.

Cabe destacar, que el debate en Diputados tuvo momentos tensos, debido a que la oposición esperaba que el texto cuente con una paridad de género y de representantes de los pueblos indígenas en la Convención Constituyente. Sin embargo, el oficialismo junto a una coalición de partidos (Chile Vamos) rechazaron la propuesta, firmemente apoyada por los comunistas.

“Con el respaldo del Senado, la iniciativa quedó despachada por el Congreso. La norma para incorporar criterios de paridad, inclusión de independientes y escaños para pueblos originarios no alcanzó el quórum requerido”, reza el comunicado del órgano parlamentario. La cuestión de la igualdad de género entre los representantes que redactarán la reforma constitucional estuvo cerca de aprobarse, pero por sólo dos votos no pudo darse (necesitaban 25 y sólo consiguieron 23).

Gracias a un “acuerdo de paz” alcanzado entre la oposición y el oficialismo, se dio paso al debate para reformar la Carta Magna a través de un plebiscito. El próximo 26 de abril los chilenos deberán elegir si aprueban o no un cambio en la Constitución. Si la mayoría lo acepta, posteriormente deberán elegir entre dos mecanismos para elaborar el nuevo texto.

Uno sería el de una Convención Constituyente compuesto en un 100% por ciudadanos, mientras que la otra sería mixta, es decir, estaría conformada por un 50% de parlamentarios y el restante de miembros de la ciudadanía electos para este fin. Una vez que se avance a esta instancia, en octubre próximo se elegirán a los miembros de la convención, y por último deberá realizarse un segundo plebiscito que ratifique todo el proceso.

Compartir

¿Cómo interpreta el escándalo de las vacunas VIP?

Artículo anteriorUn empresario pagará 37 mil dólares a quien lo acompañe a viajar por el mundo
Artículo siguienteInforme policial 20-12