Ser campeón mundial de Fortnite es más rentable que coronarse en grandes torneos de tenis, golf o cicilismo

El crecimiento de los eSports -los deportes electrónicos- parece imparable. En algunos casos los premios que se les otorga a los ganadores superan a los que entregan los torneos más tradicionales del mundo.

El Fortnite es el «battle royale» más jugado del planeta. El ganador de la Copa del Mundo del juego desarrollado por Epic Games embolsa 2.6 millones de euros, lo que supera los 2.2 millones de euros que entrega coronarse en Roland Garros.

La bolsa por coronarse campeón mundial de Fortnite dejó atrás a los premios de otros certámenes como el Masters de Augusta de Golf (1.7 millones de euros), el Tour de Francia (500 mil euros) o el Maratón de Nueva York (89.000 euros).

A este monto hay que agregarle los ingresos que se generan por sponsors. Allí, la brecha se agranda debido a la gran cantidad de marcas que están apostando por los eSports en detrimento de los deportes tradicionales.