Servicio Cívico Voluntario: polémica en puerta

El gobierno nacional creó, con su publicación ayer en el Boletín Oficial, el Servicio Cívico en Valores, que apunta –según se anunció oficialmente- a brindar «oportunidades de formación en valores democráticos y republicanos” a jóvenes de 16 a 20 años que se inscriban voluntariamente. El programa se crea dentro del ámbito del Ministerio de Seguridad y será Gendarmería Nacional quien lo lleve adelante.
En la resolución de la cartera que conduce Patricia Bullrich se asegura que esta medida busca que «desde el Estado se impulsen medidas que ofrezcan oportunidades a jóvenes para que, conforme la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, puedan desarrollar sus potencialidades y lograr la máxima satisfacción, integral y simultánea, de sus derechos y garantías», según se explicó. Además, el servicio busca estimular «el sentido del deber, la capacitación en nuevas destrezas y habilidades, el compromiso con el bien común y el estímulo a capacitarse continuamente, como herramientas para fortalecer su propia valoración, como personas capaces de generar un impacto positivo en su comunidad».
Las opiniones respecto a esta iniciativa ya son diversas y algunas hasta encontradas. Así, quienes opinan a favor de la misma argumentan que son muchos los jóvenes “ni ni” en esa franja etaria (que no estudian ni trabajan) y que ésta sería una oportunidad de crecimiento personal y aporte a la sociedad. Del otro lado se encuentran quienes sostienen la bandera de la mala experiencia que fue el Servicio Militar Obligatorio en nuestro país.
Y no faltan quienes dicen que si lo que se busca con esta idea es –como dice la resolución- desarrollar destrezas y habilidades apuntando a “fomentar la inclusión, educación, superación y liderazgo en búsqueda de la cohesión social»; y brindar «herramientas que permitan la futura elección profesional», pareciera que ésta es una tarea que ya está –o debería – en manos de la escuela y de la familia y, por lo tanto, allí debería estar centrado el aporte estatal. La polémica recién empieza…