Siete robos en menos de 20 horas

En lo que constituye un nuevo y triste récord dentro de la escalada de delitos contra la propiedad que observa nuestro departamento en los últimos años, al menos siete robos se denunciaron entre las 7 de la mañana del miércoles y la 1 de la madrugada de ayer.
La acción de los ladrones se puso en marcha bien temprano el miércoles cuando, del interior de una casa ubicada en calle Barcala al 2000, sustrajeron dos computadoras, dos impresoras, un equipo de música, herramientas eléctricas y dinero en efectivo.
Minutos después, el enfermero responsable de la posta sanitaria del barrio Pobre Diablo –ubicada en avenida Vélez Sársfield y callejón López– denunció que autores ignorados habían violentado una de las ventanas del inmueble comunitario para sustraer una pava eléctrica, un termo y diversos medicamentos.
Una hora más tarde, el dueño de un local comercial ubicado en la primera cuadra de calle Olascoaga denunciaba ante las autoridades de la Comisaría 8ª que los “amigos de lo ajeno” habían visitado su local con fines delictivos y que, tras romper una de las aberturas, procedieron a llevarse prendas de vestir varias y dinero en efectivo.
En tanto, y antes del mediodía del agitado miércoles, un hombre denunció otro robo: en este caso, la vivienda afectada está ubicada a la vera del kilómetro 670 de la Ruta 144, en el distrito de Cuadro Benegas. La modalidad fue la misma que en los otros hechos: dañar una abertura del inmueble y robar, en este caso un televisor, una garrafa de gas, una pava eléctrica y una escopeta de dos caños calibre 16.
Ya en horas de la noche del miércoles, los propietarios de una vivienda ubicada en calle Rawson denunciaron que personas desconocidas habían forzado una puerta de la casa y, de su interior, habían sustraído un televisor, un telescopio y una bicicleta todoterreno rodado 29.
Minutos después, una casa sita en calle Almirante Brown al 700 fue el sexto objetivo de los delincuentes, quienes en este caso rompieron una ventana para robar dos televisores y dinero en efectivo.
Finalmente, al menos por esa álgida jornada, a la 1 de la madrugada de ayer, una vivienda de avenida Sarmiento al 100 fue objeto de quienes, tras forzar una de sus aberturas, procedieron a sustraer varias prendas de vestir.
En todos los casos, los ladrones aprovecharon la ausencia de los ocupantes de los inmuebles para perpetrar sus golpes.