Sigue cayendo la producción industrial: 6,9% en septiembre

La producción de las pymes industriales cayó 6,9% en septiembre 2020 frente a igual mes del año pasado. Asimismo, las industrias trabajaron en el pasado mes con una capacidad instalada de 62,5%, niveles similares a los de agosto, y levemente por encima de septiembre de 2019 (61,8%).
El lento aumento del consumo interno, sumado a los mayores controles a las importaciones, van recuperando los pedidos de producción.
El exiguo incremento anual en el uso de la capacidad instalada, en un contexto de caída de la producción, se explica por el achicamiento que se fue generando en el sector industrial frente a las necesidades de liquidez y al nuevo contexto sanitario.
En los primeros nueve meses del año, la industria pyme acumula una baja anual de 19,3%.
Como dato positivo, en septiembre hubo dos sectores con subas anuales en sus niveles de fabricación: productos de caucho y plástico (+4,6%), con tres meses consecutivos en alza de esa actividad; y Productos electrónicos e Informática, donde la elaboración subió 1,8% anual, especialmente impulsada por artículos informáticos. Este rubro fue un refugio frente a la suba del dólar blue, lo que elevó la demanda, sumado a menores importaciones.
El rubro con mayor declive anual continuó siendo Calzado y Marroquinería, donde la demanda es completamente escasa y descendió 36,7%. Incide la cuarentena, en la que el desgaste de calzado fue muy bajo, tanto en el de vestir como deportivo, y que en este momento las familias no lo están considerando una prioridad. El ramo escolar, que siempre fue un demandante constante, también se desactivó este año.
Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes de todo el país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) se ubicó en 66,3 puntos en septiembre.
En Alimentos y Bebidas la baja anual fue de 4,7%. Un sector muy afectado es el de frutas y hortalizas, y con la excepción de vinos, el resto de las bebidas también se mantienen con bajos niveles de elaboración. Las firmas productoras vinculadas al ramo gastronómico son de las más resentidas. Algunas empresas se vieron afectadas por las dificultades para importar repuestos de maquinarias dañadas, lo que generó demoras en la producción. Esa situación se repitió en los rubros de mayor uso de maquinaria industrial avanzada.
El sector Indumentaria y Textil tuvo una reducción anual de 21,4% y es otro de los que no consigue encaminarse.