Sin catering y con barbijo: así será la vuelta de los micros de larga distancia

Los anuncios sobre la reanudación de los vuelos y la operación de los aeropuertos, después de más de 200 días de inactividad por la pandemia de coronavirus, generaron una fuerte expectativa en el sector turístico y en el transporte de larga distancia, que también se podría restablecer la semana que viene.

La manera de viajar en los colectivos de larga distancia será totalmente distinta a lo que se conocía: prevalencia del ticket electrónico, controles de temperatura desde la Terminal al destino, ausencia de catering a bordo, uso de tapabocas durante todo el recorrido y la posibilidad de que haya una parada a un hospital cercano si hay un pasajero que llegue a sentirse mal.

El ministro de transporte de la nación, Mario Meoni, aseguró que los colectivos de larga distancia también volverían a viajar por las rutas argentinas a mediados de octubre, aunque aún se espera la comunicación oficial.

Mientras tanto, desde la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELADI), remarcaron que si bien hay un contacto fluido con las autoridades nacionales, no hay certezas de una fecha para volver a retomar la actividad y destacaron que los protocolos están muy avanzados.

 

 

Para la entidad la clave será “la trazabilidad del pasajero”, la información en tiempo real y con varios días de anticipación de las personas que llegarán a esa provincia para prevenir contagios.

El vocero de CELADI, Gustavo Gaona, dijo a El Sol que los protocolos serán definidos en última instancia por la Comisión Nacional de Transporte (CNRT), “aunque nosotros hicimos varias propuestas que fueron visadas por el Ministerio de Salud de la Nación”.

“El pasajero deberá acostumbrarse a llevar el ticket electrónico en el celular, porque se debe eliminar la posibilidad de un contagio con el papel. Además se eliminará el catering a bordo, lo que implica que el pasajero podrá llevarse algo para comer, pero se deben minimizar el riesgo de la propagación del virus”, destacó Gaona. Tampoco habrá mantas, almohadones y auriculares.

Las guías sanitarias aún no tienen una conclusión final respecto de la quita de las cortinas. “Es probable que ya no se utilicen en las unidades y la persona que viaje de noche se despierte más temprano por la luz del día”, ejemplificó.

De todas maneras, puntualizó que lo más importante será la trazabilidad del pasajero, con la información plasmada en las declaraciones juradas, datos de contacto, procedencia y destino del viajero.

“Las ciudades o los destinos van a estar más preparados y eso nos va a permitir alguna alternativa para dar una solución al asunto”, reflexionó.

Por último: “También el aspecto de la capacitación es muy importante. Los conductores van a tener para todo el recorrido el listado de los hospitales habilitados, ante la eventualidad de que una persona que se sienta mal, para tener una seguridad extra”.

«Mendoza está preparada»

El secretario general de la Unión Tranviaria del Automotor (UTA), Hugo Flores, aseguró que «Mendoza está preparada para volver a las rutas, incluso se han reparado muchas unidades, pero falta la decisión final del Gobierno nacional».

«Nosotros ya hicimos los planteos de mejora salarial para volver a la actividad. Hay necesidad no sólo por lo económico, sino por la gente que tiene que trasladarse».

Por su parte, el titular de la UTA a nivel nacional, Roberto Fernández manifestó que el próximo martes hay una audiencia para tratar el tema, aunque la negociación paritaria está trabada y anticiparon la posibilidad de ir a un paro nacional por 48 horas en todo el país del servicio interurbano.

 

Fuente: El Sol