Nuevos “Precios Cuidados” aún no llegan a súper locales

Se trata de “productos esenciales” cuyos precios estarán congelados al menos seis meses,

Después del paquete de medidas económicas anunciado días atrás por el Gobierno nacional, con el objetivo de reactivar el consumo en medio de una severa crisis económica y social que atraviesa el país, la expectativa está centrada en la lista de nuevos “precios cuidados” que el Ejecutivo acordó con 16 empresas fabricantes de productos de “primera línea”.
De recorrida por supermercados locales, hasta ayer no habían sido incorporados dichos productos y no hay un panorama claro respecto a cuándo pueden aparecer en las góndolas. Cabe recordar que se trata de “productos esenciales” cuyos precios estarán congelados al menos seis meses, según el convenio establecido entre el Gobierno y los fabricantes.
La incertidumbre respecto a cómo va a funcionar el relanzado programa se advirtió en varios artículos periodísticos difundidos en las últimas horas, los que dieron cuenta de “la dificultad de conseguir productos a precios cuidados en el interior del país”, como sucederá con los cortes de asado a 149 pesos, beneficio que solo estará al alcance de quienes compren carne en el Mercado Central de Buenos Aires y no en frigoríficos o carnicerías ubicadas a más de 1.000 kilómetros de donde está situado ese paseo de compras.
La sospecha de los empresarios locales es que la medida “está pensada para Buenos Aires y sus alrededores”, lo que representa un claro perjuicio para comerciantes y consumidores. “Esto es una cadena, la venta minorista nunca dejó de caer en casi un año medio y al mismo tiempo la gente tiene menos poder adquisitivo”, analizó un comerciante local consultado sobre “Precios Cuidados”. “Nunca los vimos, a lo sumo alguna vez en una cadena de supermercados”, agregó.
Asimismo, otra de las recorridas que realizó Diario San Rafael durante el fin de semana, se centró en determinar si hay stock y variedad de leche en sachet en supermercados locales. En una de las cadenas con más de una sucursal en nuestra ciudad, solo se consigue La Serenísima y a 45 pesos. No hay segundas marcas y también se dificulta encontrar leche en caja que no sea La Serenísima, la que cuesta 62 pesos.
En definitiva, esta semana sabremos si “Dios está en todos lados pero atiende en Buenos Aires” o bien estamos frente a un programa verdaderamente federal que se lanza para paliar la severa crisis económica que afecta al país, sin distinción de clases ni sectores.